Sin ánimo de polemizar


Un estudio financiado por la DGT sobre la red viaria y la siniestralidad indica que en la comarca hay siete puntos negros de accidentes, atribuidos al consumo de estupefacientes y alcohol por parte de los conductores. Las policías locales coinciden en que los tramos señalados en el informe tienen una elevada concentración de sucesos que, en su caso, atribuyen a un exceso de velocidad.

Desde luego, basta con circular por las carreteras, las señaladas en el estudio u otras, para ver que hay mucho cafre al volante. Los que confunden la calzada con un circuito de alta velocidad, los que adelantan en línea continua, los que obligan a que el conductor de atrás adivine cuáles son sus intenciones y también aquellos que piensan que si van despacio no crean peligro, aunque se incorporen a una carretera general como si estuvieran solos en el mundo. Eso sí, a diez por hora.

Ahora bien, también hay muchas carreteras, y alguna de ellas figura en el informe, que dejan bastante que desear. En una oscura noche de invierno, una señalización horizontal bien definida o unas marcas reflectantes en las márgenes también contribuyen a evitar que se produzcan accidentes. Porque no todo es, como acostumbra a figurar en los informes, esa frase tan ambigua, que más bien parece una disculpa, de «conducción inadecuada a las circunstancias de la vía».

Cuando la vía en cuestión no tiene arcenes, los estrechos carriles están ocupados por la vegetación y en la calzada sobran los remiendos, lo que resulta difícil en sí misma es la conducción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Sin ánimo de polemizar