Pájaros y escopetas


Vivimos en un país de coña. Y no hace falta ver más allá de Padrón para darse cuenta de semejante realidad. Hablamos de pájaros que se tiran a las escopetas, y para eso nada mejor que adentrarse en uno de mis sainetes favoritos. Y digo sainete a la espera de que se convierta en tragicomedia... Hablo de Muros y el desgobierno que existe, de las luchas personales e intestinas que ponen de manifiesto que gestionar con tres ediles se antoja imposible en medio de tanta belicosidad. Hablo de un gobierno en minoría que, a punto de cumplir dos años en la poltrona, sigue dirigiendo el Concello con presupuestos prorrogados y, todo sea dicho, diseñados por la exalcadesa socialista, enemiga íntima de la actual regidora, la misma que le dio el poder. Pero la clave que pone en solfa la gestión municipal de Muros la dio la semana pasada el BNG. Los frentistas le sacaron los colores a la regidora al denunciar que autorizó la contratación de personal municipal sin que, en el marco de las pruebas a superar, hubiera exámenes de gallego. Y eso, viniendo de una política que militó en el BNG, abandonó el partido conservando el acta de concejala (¡aquello sí que fue una muestra de elegancia institucional y respeto a los votantes del Bloque!) para mostrar un perfil más galleguista, pues deja bastante que desear. Pero bueno, a lo mejor hoy, en alguno de esos muros virtuales en los que tanto impera la simpleza y la demagogia, soy yo la persona lapidada. Algo que, por otro lado, soportaría de buena gana, siempre y cuando se desmonte lo escrito aquí, por ejemplo, con la convocatoria de un pleno para sacar adelante unos presupuestos. Y a buen seguro que nada le gustaría más a los vecinos de Muros que tener unas cuentas aprobadas cada año, pero ya no porque sea una obligación burocrática, también por aquello de llevar los números al día, que nunca está de más.

Lo que más sorprende de todo esto es la (quiero pensar que aparente) pasividad con la que la máxima figura institucional del Concello responde a tal sinsentido. Basta como ejemplo ver el rosario de plenos convocados la semana pasada, tres para ser exactos, sin que a nadie se le caiga la cara de vergüenza ajena. Bueno, a la agrupación socialista sí que debió de darle reparo cuando se negó a celebrar uno y usó todo a su alcance para suspenderlo. Aún así resulta sintomático que ni para decidir en qué gastar el dinero de una ayuda que viene dada se pongan de acuerdo y monten semejante cisma convocando tres sesiones plenarias. Algo inédito, según la hemeroteca, que, ya se sabe, nunca miente y destaca lo mejor y lo peor cada de uno. Por eso, si uno tira de esta eficaz herramienta encuentra frases de la actual alcaldesa, cuando ejercía la oposición, criticando precisamente lo mismo que ella hace ahora que tiene el bastón de mando. Pero eso, a buen seguro, dará para nuevas entregas.

Votación
5 votos
Tags

Pájaros y escopetas