Los vándalos se cebaron con la balaustrada del litoral Caveiro

Derribaron nada menos que 33 metros de una barandilla formada por pilares de piedra


Ocasionan cada año un gasto elevado a los concellos y, en ocasiones, los vándalos sorprenden por lo enrevesado de sus fechorías. Ocurrió, por ejemplo, hace 15 años, cuando se ensañaron con la balaustrada del mirador de Caveiro, en el litoral de Porto do Son. Destrozaron nada menos que 33 metros de una barandilla formada por pilares de piedra. En un primer momento, las fuerzas de seguridad optaron por señalizar la zona por la peligrosidad que entrañaba, puesto que se trata de un pronunciado acantilado, pero el Ayuntamiento ordenó pronto la reconstrucción de la estructura. Aquella travesura supuso una inversión cercana a los dos mil euros.

Nada más conocerse los hechos, la Policía Local abrió una investigación. Los agentes estaban convencidos de que los destrozos habían sido producidos de forma intencionada, mediante el empleo de un objeto contundente. Pese a las pesquisas realizadas, nunca logró determinarse la identidad de los autores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vándalos se cebaron con la balaustrada del litoral Caveiro