La inestabilidad política se instala en varios concellos de la Costa da Morte

A los casos de Muxía y Ponteceso se suman los de Cee, Malpica, Vimianzo y Coristanco. En el caso malpicán, Walter Pardo se queda sin margen de maniobra tras la inesperada renuncia de Daniel García


Carballo / la voz

La inestabilidad política acecha a varios gobiernos de la Costa da Morte. La llegada de la nueva realidad, provocada por la pandemia, trajo consigo alguna que otra ruptura de gobierno y cismas internos de muy difícil arreglo. Y eso que solo se ha cubierto una cuarta parte del mandato.

En Muxía, la salida de cuatro ediles del PSOE (Mónica Vilella, Manuel Caramés, Irma García y Tania Romero) al grupo de los no adscritos ha dejado al alcalde, Iago Toba, a los pies de los caballos y con la espada de Damocles revoloteando sobre su cabeza en forma de moción de censura. Lo mismo sucede en Ponteceso, donde cinco ediles del PSOE han mostrado públicamente y de forma reiterada su disconformidad con el regidor, Lois García Carballido, sobre el que se ciernen negros nubarrones de moción de censura. Para empezar, cinco de ocho ediles del PSOE apoyaron a los dos de APIN-SON y a los tres del PP para aprobar la reducción en 5.000 euros brutos anuales el sueldo del mandatario, quien, por otra parte, ya solicitó su reingreso en el centro educativo en el que daba clases.

En Cee, la socialista Marga Lamela, dejó claro que en la oposición están abonando el terreno para retirarle el bastón de mando. En IxCee, PP y BNG han negado la mayor, pero las matemáticas mandan y lo que dicen es que la abogada no cuenta con los apoyos suficientes para acabar el mandato, en mayo de 2023.

Walter Pardo, sin margen de maniobra tras la inesperada renuncia de Daniel García

La dirección provincial del PSOE tiene mucho trabajo por delante si quiere atajar la sangría, porque ahora la incertidumbre se cierne sobre Malpica, toda vez que las aguas bajan revueltas en el BNG, socio de gobierno de socialistas y del edil no adscrito, Alfredo Cañizo. Este jueves por la mañana oficializó su salida de la corporación Daniel García Reigía, portavoz desde junio del 2019 y edil de Deportes.

Su marcha fue una verdadera e inesperada sorpresa. El alcalde, Walter Pardo Añón, se enteró por un escrito con registro de entrada en el consistorio. El ya exconcejal alegó motivos personales y laborales, pero todo apunta a que hubo algo más. El miércoles se celebró en el centro cívico una asamblea local del BNG y al terminar Daniel García lo tuvo claro: poner los pies en polvorosa. Desde la agrupación indicaron que no iban a hacer declaraciones «porque son cousas internas do BNG», pero todo apunta a una reunión con desencuentros, sobre todo, en lo concerniente a la gestión de gobierno.

Esta salida se produjo horas antes de que la corporación aprobara, por los pelos, el presupuesto, que salió adelante gracias al voto de calidad del alcalde.

Y en Coristanco el riesgo a una moción de censura es inherente a la fragmentación política, con hasta seis formaciones con representación. Este jueves, el PP sacó adelante el presupuesto gracias al apoyo de Abraham Gerpe y a las abstenciones del BNG y PSOE. Pero a Juan García Pose le restan todavía tres largos y duros años de travesía por el desierto.

Adiante Vimianzo y PP se pusieron contra los cambios de los plenos de Mónica Rodríguez

El PSOE recuperó en junio del pasado año la alcaldía en Vimianzo tras ocho años de gobierno nacionalista de Manuel Antelo. Pero Mónica Rodríguez tendrá que tener mano izquierda y andar con pies de plomo para que no le arrebaten la alcaldía.

Y ayer quedó claro que no será un mandato de alfombra roja para la regidora y sus otros cinco compañeros de gobierno. Llevó ayer a pleno una propuesta nimia, como es la aprobación provisional para que las sesiones ordinarias, que se celebran cada último viernes de mes, empiecen a las 9.00 horas en lugar de las 20.00 horas en las que quedó fijadas en el pleno de organización. La propuesta salió adelante con el voto de calidad de la regidora, ya que el PSOE votó a favor (6) y Adiante Vimianzo (4) y PP (2) lo hicieron en contra. Faltó a la sesión de ayer Uxío Vidal, de Adiante Vimianzo.

El pastel

Las aguas bajan muy revueltas en varios consistorios, sobre todo en los de Ponteceso y Muxía, y ahora también en Malpica. Los concellos se están convirtiendo en un peligro para la estabilidad emocional de los alcaldes. Los ediles ya no van a los concellos a servir, en unos casos, o a levantar la mano, en otros, como solía suceder. Ahora también quieren su parte de los pasteles políticos. Y estos dan para lo que dan. Falta un poco más de interés por servir a los ciudadanos y atender al bien común que darle lustre al sillón. Aquí nadie habla de proyectos. El yo manda sobre el nosotros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La inestabilidad política se instala en varios concellos de la Costa da Morte