Donde dije digo, digo Diego


Ahora que se aproxima el ecuador del mandato, es el momento de analizar si todas aquellas actuaciones que el alcalde de Ponteceso, el señor García Carballido, prometió que haría en su programa electoral, se van cumpliendo, o no.

Uno de los temas en los que hacía mas hincapié fue siempre el ahorro. Y cuando hablaba de ahorro decía que era imprescindible acabar con la contratación del despacho de abogados que prestaba el servicio de asesoría jurídica al Ayuntamiento y también a los vecinos, pues al menos, un día a la semana atendía a los que los necesitaban en sus dudas legales. En sus mítines, Carballido criticó de forma continuada que el Concello tuviese contratado ese servicio de asesoría jurídica cuando la Diputación de A Coruña lo ponía gratis. Eran tiempos en los que hablaba de despilfarro y prometía a diestro y siniestro que en cuanto llegase a la alcaldía no gastaría ni un euro en letrados.

Ese servicio había sido contratado después de la tramitación de un procedimiento de contratación que se llevó a cabo en el 2014 por cuatro años de duración (hasta finales de 2018). Así, fiel a sus palabras, en diciembre del 2015 empezó el expediente para echar a los abogados contratados, justificando el dinero que hubo que gastar para indemnizarlos (era un contrato en vigor al que le restaban tres años) en que pasaba a la asesoría a la Diputación y todos los pleitos los defendería, por tanto, el abogado del ente provincial.

No contaba el señor Carballido con que por culpa de todos los problemas que tiene con su propio personal, iba a necesitar abogado privado en muchas ocasiones. Al más puro estilo de Carballido de donde dije digo, digo Diego y saltándose absolutamente a la torera las promesas de su programa electoral y todas esas mentiras (evidentes) con las que había justificado la rescisión del contrato de los anteriores abogados, contrató a dedo a un nuevo despacho que se ajusta más a sus intereses.

Lo más llamativo de todo no son las mentiras, una vez más, de Carballido, sino que sin ningún tipo de pudor contrata con dinero público al letrado que le defiende en todas sus querellas. Sobra decir que los temas penales no derivados de expedientes administrativos, como son aquellos a los que Carballido se enfrenta casi día sí y día también, tienen que ser sufragados de su bolsillo.

Espero que el señor Carballido, para evitar las sospechas que muchos tenemos de que seamos los vecinos de Ponteceso los que estemos pagando a sus abogados privados, nos saque de la duda, mostrándonos las facturas a su nombre y abonadas por él mismo.

Por cierto, y hablando del ecuador del mandato, el alcalde y la concejala de Pesca, Susana Toja, continúan sin explicar a los vecinos el espectacular plan anunciado para revitalizar el sector pesquero y marisquero y la erradicación del furtivismo. Lo anunció el regidor a bombo y platillo en el primer pleno ordinario de este mandato. Deben estar todavía desgranándolo. José Luis Fondo Aguiar. Portavoz del PP en el Concello de Ponteceso.

Votación
4 votos
Comentarios

Donde dije digo, digo Diego