Falleció en Betanzos el cura José Mato Amado, natural de Ponteceso

Fue durante cincuenta años párroco de Santiago de Requián y de San Esteban de Piadela


carballo / la voz

José Mato Amado, párroco emérito de Requián y Piadela, en Betanzos, falleció el martes a los 82 años. El entierro tuvo lugar este jueves a las 12.00 en Santiago de Requián. José Mato Amado era natural de Ponteceso, pero llevaba en tierras betanceiras desde 1964.

En el 2011 celebró sus bodas de oro en el sacerdocio. Compartió promoción con muchos sacerdotes de la zona, como Manuel Rodríguez Cabeza, Francisco Domínguez Lobelos o Manuel Vázquez Formoso.

En el 2014 cumplió cincuenta años como párroco de Santiago de Requián y de San Esteban de Piadela. «No es muy habitual que un sacerdote permanezca cincuenta años en la misma parroquia. En nuestra diócesis no creo que haya otro caso. Se encariñaron conmigo y yo con ellos y me quedé», reconoció el religioso con motivo de la celebración de sus bodas de oro como cura en Betanzos. La efeméride se celebró con una misa y un almuerzo al que asistieron multitud de comensales agradecidos a su trabajo en la localidad.

De su popularidad en Betanzos da cuenta el hecho de que cerca de 400 personas asistieran entonces al aniversario, incluida la comida celebrada en el polideportivo de Guiliade. «Leer pancartas escritas por los feligreses que decían quédate o no te marches, eso llega muy adentro», decía entonces Mato Amado, muy emocionado aquel día. El veterano párroco, finalmente, se fue, pero será recordado por muchos allí donde tantos años ejerció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Falleció en Betanzos el cura José Mato Amado, natural de Ponteceso