María Teresa Oanes:«É unha angustia incrible, pensei que quedaba parapléxica e aínda hoxe estou con morfina»

Esta mujer, que vive en Vimianzo, cayó en una mina en el 2013 y pasó horas atrapada

;
«É unha angustia incrible, pensei que quedaba paraplexica e aínda estou con morfina» María Teresa Oanes cayó a una mina en 2013 y pasó horas atrapada

cee / la voz

El caso de Julen le ha hecho revivir a la vimiancesa María Teresa Oanes Miñones el que fue, de largo, el peor momento de su vida, aquella mañana del 13 de abril del 2013, cuando quedó atrapada en un pozo minero abandonado de los montes vecinales de Cures, en Cereixo (Vimianzo). «Claro que me acordei, como non me ía a acordar. Meu pobriño. Eu non entendo diso, non sei o que poden aguantar os corpos, pero non creo que estea vivo», explicaba ayer por la tarde la mujer, que todavía sufre las consecuencias de aquel accidente.

 «O meu compañeiro estaba podando e eu ía limpando as pólas onde caían. Segundo ía camiñando, caín de repente. Dentro do que cabe tiven sorte, porque levaba o casco, ía bastante ben equipada e na cabeza non me pasou nada. Podía ter quedado nunha cadeira de rodas. Rompín ás vértebras e aínda hoxe non podo traballar, aínda estou con parches de morfina», detalla María Teresa, para quien lo peor incluso vino después, porque su compañero estaba a muchos metros de distancia, no se percató del accidente y tampoco podía encontrarla.

«Sorte que tiña o móbil comigo, pero resulta que xusto o día antes nos cambiaran de compañía e non tiña cobertura para chamar nin nada. Era unha BlackBerry e, despois de horas alí, vin que tiña unha cousa que era ‘ayuda’ e así foi como dei falado co 112. A miña única preocupación era que vise que non se trataba dunha broma e que non me colgase. Así funlle dicindo que caera, que non sabía explicarlle onde... e falaron co meu compañeiro, que vén para alí e despois xa vén Protección Civil...», añade la mujer, que recuerda con nitidez cada detalle del rescate, desde el fondo del pozo a más de siete metros de profundidad en el que se encontraba.

«Por onde eu caín, a boca, era moi estreito, pero despois cara ao fondo cada vez íase ensanchando máis. Baixaron dous bombeiros e subíronme. Un deles vén canda min e aínda tivemos que poñer a padiola de punta para saír. O outro quedou en baixo e subiu despois», relata al detalle María Teresa, que, obviamente, fue trasladada al hospital, para recuperarse de las heridas y del miedo. «É unha angustia incrible. De verdade que pensei que quedaba parapléxica», sentencia.

Un evidente peligro

El suyo ni siquiera es el primer caso de características similares que se ha producido en ese entorno en los largos decenios que los pozos llevan abandonados. Aunque ella no ha vuelto al lugar, ni tiene excesivas ganas de hacerlo, sí había tenido ocasión de visitar antes la boca de una de las minas con su marido. Incluso después del accidente un compañero suyo pudo detectar otro pozo en circunstancias similares. «E non o sei seguro, pero penso que aínda a día de hoxe non están tapados», concluye la trabajadora, que ve en estas explotaciones abandonadas un evidente peligro y tiene muy presente a la familia del niño malagueño, porque si ella a menos de 10 metros vivió todo esto, ni siquiera quiere imaginarse lo que estarán pasando en estos momentos en el pueblo de Totalán.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Tags
Comentarios

María Teresa Oanes:«É unha angustia incrible, pensei que quedaba parapléxica e aínda hoxe estou con morfina»