Una conductora aparca en un vado, agrede al policía que llamó a la grúa y acaba en el calabozo

La Policía Local detuvo a otro conductor de Oleiros al que sorprendieron dormido sobre el volante y que se negó a realizar la prueba de alcoholemia


A Coruña / La Voz

Ocurrió a media tarde del jueves. Una patrulla de la Policía Local acudió a la calle Enrique Dequit Hevia donde, al parecer, según les habían advertido desde la sala operativa del 092, un vehículo aparcado en batería estaba ocupando el vado de un garaje. Los agentes llegaron al lugar, confirmaron la infracción, tramitaron la denuncia y solicitaron el envío de una grúa municipal para retirar el turismo y trasladarlo al depósito, ya que estaba obstaculizando la salida del garaje.

Cuando el operario del camión grúa ya había cargado el coche, apareció una mujer de 32 años en «estado moi alterado e con moita axitación, gritando que o seu vehículo estaba ben estacionado», recoge la información de la Policía Local. La patrulla le explicó que estaban allí a petición de un vecino que no podía salir con su coche, pero la mujer se fue mostrando cada vez más «axitada» y reclamaba que le devolviesen su coche sin abonar las tasas, a la vez que trataba de subir al turismo que estaba cargado en la grúa. Uno de los agentes, a fin de impedir que la mujer accediese al automóvil, se puso delante de la puerta del conductor. Entonces, «de maneira moi agresiva», detalla el parte, dio un fuerte empujón al policía y, al no conseguir entrar en el coche, le arañó en la cara, produciéndole lesiones que tuvieron que ser atendidas en un centro médico. En la agresión rompió un cable del equipo de transmisión policial, que cayó al suelo y quedó inservible.

Tras la actuación del otro agente en auxilio de su compañero, la mujer aseguró que iba a pagar la multa pero que tenía que entrar en el vehículo para poder hacerlo, porque tenía el dinero dentro. Una vez en el interior, sin embargo, les dijo que no iba a pagar nada ni  salir del turismo. «A patrulla cominouna en múltiples ocasións a que saíse pero fixo caso omiso, polo que procedeu a empregar a mínima forza imprescindible para lograr que saíse do coche», relata el 092. Entonces procedieron a la detención y la conductora fue trasladada y custodiada en el calabozo a la espera de pasar a disposición judicial, denunciada por dos presuntos delitos de resistencia grave a la autoridad y lesiones.

Dormido sobre el volante

En Gregorio Hernández, la Policía Local detuvo a otro conductor acusado ante el juzgado de guardia de dos delitos contra la seguridad viaria: uno por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia. El varón fue sorprendido a las 4.20 horas cuando una patrulla de inspección rutinaria observó un coche, marca Lexus IS200, detenido en el carril de circulación, sin luces, y al conductor dormido sobre el volante. Tras despertarlo, apreciaron que presentaba signos evidentes de embriaguez, por lo que le comunicaron que le iban a practicar la prueba de alcoholemia, a lo que el hombre, de 35 años y vecino de Oleiros, se negó rotundamente. Fue trasladado a los calabozos para tomarle declaración y remitir las diligencias al juzgado por el procedimiento de juicio rápido, a la vez que el vehículo fue inmovilizado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Una conductora aparca en un vado, agrede al policía que llamó a la grúa y acaba en el calabozo