Un párking como un queso gruyer

Más de 50 plazas del subterráneo de la plaza Luis Seoane presentan boquetes en la pared


A Coruña / la voz

«¡Madre mía!, pero los coches le tienen que dar muy fuerte a la pared para hacer estos agujeros ¿no?». Pues no, parece que no. Simplemente con olvidarse de poner el freno de mano o arrimar un poco de más la defensa del coche, las paredes del párking subterráneo ubicado en la plaza Luis Seoane, junto al edificio administrativo de Monelos, se vienen abajo. De hecho, en la primera planta, la que está abierta al público en sistema de rotación, hay al menos medio centenar de boquetes.

Los usuarios habituales de este aparcamiento público ya están acostumbrados a ver los agujeros. Pero los que entran por primera vez no salen de su asombro. «Hombre, esto no es normal. Es la primera vez que veo algo así. Las paredes parecen un poco de papel», comentaba ayer un conductor. Y otro explicaba: «Son muy endebles porque tan solo constan de una lámina de ladrillo y el revestimiento de pintura. Con un poquito que le des con el coche ya se rompen».

Héctor Pita (usuario habitual del párking): «Tengo cuidado porque sé que te pueden reclamar los daños»
Héctor Pita (usuario habitual del párking): «Tengo cuidado porque sé que te pueden reclamar los daños»

Responsables de la empresa que se encarga de la gestión del aparcamiento, Servicios y Concesiones Crunia, indicaron que estos boquetes no afectan en absoluto a la seguridad y el normal funcionamiento del párking. «No supone ningún problema de seguridad. No hay problema alguno por que las paredes tengan agujeros y en el día a día hay una normalidad absoluta». Sobre el motivo por el que no se van arreglando estos boquetes, los portavoces de la empresa tan solo indicaron que se hará «en su momento» y que, en todo caso, el subterráneo «es el mejor que hay en A Coruña, con las plazas más amplias de toda la ciudad y con los mejores accesos».

José Ramón Pérez Lema (usuario y vecino de Ponteceso): «Ver las paredes así y con tan poca luz da sensación de abandono»
José Ramón Pérez Lema (usuario y vecino de Ponteceso): «Ver las paredes así y con tan poca luz da sensación de abandono»

En todo caso, los usuarios plantean algunas deficiencias: «Los agujeros no dejan de ser una curiosidad, porque se ve que tras la cámara hay un muro de hormigón. Pero, claro, al estar abierta la pared se pueden acumular ahí todo tipo de desperdicios, pueden entrar animales o, básicamente, da muy mala imagen», indicaba ayer un conductor. Y otra usuaria planteaba: «La verdad es que yo soy bastante cauta conduciendo pero no es de recibo que vengas a un párking y te caigan ladrillos en el capó del coche por un pequeño golpe». Si eso ocurre, desde la empresa concesionaria confirman que piden responsabilidades por los daños ocurridos en la pared.

Raquel Armesto (vecina de Oleiros): «Deberían arreglarlo porque un párking debe tener un mantenimiento»
Raquel Armesto (vecina de Oleiros): «Deberían arreglarlo porque un párking debe tener un mantenimiento»

Este tipo de boquetes no son patrimonio exclusivo del párking de Nuevos Ministerios, como se conoce todavía el edificio administrativo de la Xunta. También hay algunos en el que está ubicado en la zona de las Conchiñas. «Allí hay alguno más. Desde luego no son tantos como aquí, que llaman la atención», indica un conductor. De hecho, esta circunstancia ha hecho que el subterráneo ya comience a conocerse como el párking gruyer por la gran cantidad de agujeros que lo adorna. 

 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Un párking como un queso gruyer