¡No le des leche al gato!

Si le permites todos los caprichos, tienes que leer esto. Hay muchos alimentos que tu mascota no debe comer, algunos de ellos incluso pueden poner en peligro su vida. Si decides alimentar con sobras a tu gato o perro tienes que tener en cuenta que ciertas comidas pueden causarles alergias, molestias digestivas y problemas graves de salud

.

En la alimentación de perros y gatos es importante tener claro que su organismo no funciona como el de los humanos. Hay una lista de alimentos que son dañinos para la salud de los animales, sobre todo si se los damos con asiduidad. En el caso de los perros, por ejemplo, entre los más contraindicados está el chocolate, que contiene teobromina, una sustancia estimulante presente en la cáscara del cacao cuyo consumo excesivo puede causarles aceleración del ritmo cardíaco, nerviosismo, vómitos, diarreas... Una cosa similar pasa con la cafeína, y las uvas y pasas contienen una toxina que puede causar graves daños en el riñón y en el hígado.

También son peligrosas las nueces de macadamia, que pueden atacar al sistema nervioso de los canes, y hay que tener cuidado con las setas y hongos, en especial con las silvestres cuando paseamos por el campo.

Algo que mucha gente desconoce es que las cebollas y ajos, que se utilizan a diario en la cocina de los humanos, son muy tóxicos para los perros, y pueden provocarles anemia e insuficiencia renal. Tampoco se sabe que los perros son intolerantes a la lactosa y no poseen las enzimas necesarias para digerirla y le s puede provocar problemas estomacales graves.

Los perros son carnívoros, así que la dieta debe basarse en la carne pero también se puede complementar con un porcentaje de patatas, arroz, verduras y algunas frutas. En los últimos años se ha extendido mucho la dieta barf, que apuesta por una alimentación más similar a la de los humanos pero adaptada a los perros. «Es una corriente muy potente -explica Ana Julia Harfuch, de la Clínica del Sol, en A Coruña- que propone un regreso a los orígenes, volver a comprar la carne, hacerles arroz, meterles verduras, meterles frutas.... Es una corriente naturista que ha influido tanto que ahora los piensos vienen con fotografías del material que se utilizan para hacerlos. Y también se están comercializando dietas congeladas hechas con una masa con cosas frescas sin cocinar».

Pero ¿qué alimentos le puedes dar a tu perro si sigues esta tendencia? «Pues el menú tiene que estar muy equilibrado -explica la experta-, de la cantidad total de la ración un 30 por ciento puede ser carne (pavo, cordero, conejo, caballo, vaca o pescado), y el resto tiene que ser una fuente de hidratos de carbono, que pueden ser macarrones y arroz, y verduras variadas».

Nada de huesos

Otra creencia falsa sobre la alimentación es la que afirma que los huesos son buenos para los perros. «La mentalidad de mucha gente -afirma Ana Julia- es que los perros si se tragan un hueso lo digieren, pero no es así. Los animales en libertad nunca comen huesos, se comen las vísceras, no son nada tontos. Le puedes dar un hueso gigante que sea capaz de roer pero no de astillar, pero ante la duda mejor es no arriesgar. Si tu perro se traga el hueso consigue un buen cirujano que se lo quite. En el mejor de los casos lo expulsan con mucha dificultad, pero también suele dar mucho estreñimiento y por culpa de eso a veces tenemos que operarlos por un megacolon». Los perros no comen huesos y los gatos tampoco comen espinas de pescados.

Votación
12 votos
Comentarios

¡No le des leche al gato!