La basura llega otra vez a las calles de A Coruña

Los trabajadores denuncian deficiencias en los camiones y no descartan una huelga indefinida


A Coruña

Durante una semana del pasado mes de enero los trabajadores de Cespa, la compañía que presta el servicio de recogida y limpieza, dejaron de trabajar y se acumularon más de 500 toneladas de basura. A mediados del mes de febrero pasó algo similar.

El problema surgió, sobre todo, porque el parque móvil de la empresa, filial de Ferrovial, «está viejo, averiado y con graves deficiencias en los equipos de seguridad», indicó Miguel Ángel Sánchez, secretario general de STL, el sindicato mayoritario de la limpieza.

Este martes volvió a ocurrir lo mismo. De 25 camiones que tiene la empresa solamente pudieron salir dos «ya que el resto no estaban operativos, incluso sin luces», indicó Sánchez. Y los dos que iniciaron la ruta para recoger los contenedores tuvieron que volver a la base «porque también sufrieron problemas técnicos», subrayó.

Por esta razón, la ciudad amaneció con la mayoría de los contenedores de basura llenos, tanto de residuos orgánicos como inorgánicos. Los trabajadores del servicio de recogida de basura decidieran la noche anterior de forma unánime no salir de la base al considerar que los camiones no reúnen las condiciones de seguridad necesarias.

La ausencia de servicio hizo que se acumulasen unas 200 toneladas de basura en las calles, «y en casi todos los barrios de la ciudad», señaló Miguel Ángel Sánchez. El representante de los trabajadores anunció que este miércoles «serán 400», porque que la situación se mantendrá mientras no haya soluciones. Manifestó que los miembros de la plantilla de Cespa «están hartos y cansados de correr detrás de los camiones y las barredoras para realizar un buen servicio a pesar de no contar con el número suficiente de máquinas, y las que hay están destrozadas», subrayó.

Informes negativos

De hecho, la compañía, con el consentimiento del Ayuntamiento, «contrató un estudio a una empresa externa para analizar el estado de los camiones y de las barredoras», aseguró Sánchez.

El resultado del análisis ocupa unos 500 folios, en los que se incluyen fotos, «y todas las máquinas examinadas presentan graves problemas mecánicos y de seguridad que imposibilitan su funcionamiento», subrayó. Aseguró que tanto Cespa como el gobierno local conocen este resultado desde el 29 de marzo, «y ni unos ni otros adoptaron las medidas para solucionar este grave problema», resaltó.

Sánchez exige al gobierno municipal «que se moje y haga lo que tenga que hacer para instar a la empresa a solucionar este problema, que afecta a todos los vecinos y que nos deja a nosotros como los malos de la película». Advirtió que están dispuestos a convocar una huelga indefinida.

De hecho, A Coruña está sucia. Lo dicen sus propios vecinos en el último estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre satisfacción ciudadana con la limpieza urbana.

El estudio sitúa a la ciudad entre las urbes peor puntuadas, en el puesto 14 por la cola, de 60 núcleos urbanos de todo el país, «y no es culpa nuestra, somos los mismos que en su día recibimos premios y galardones por hacer bien nuestro trabajo», afirma.

Cespa dice que las incidencias no son importantes «y no impiden realizar el servicio»

Desde Cespa aseguraron que las incidencias que se comunican cada noche «son de baja importancia y se resuelven de forma inmediata, no impidiendo en ningún caso el desarrollo normal del servicio». Dicen que los camiones que realizan el servicio de recogida «pasan todas las revisiones obligatorias que exige la Ley.

También manifestaron que desde el pasado 19 de febrero, la empresa elabora todas las mañanas un informe de las incidencias comunicadas en los camiones, «y desde esa fecha han sido mínimas. De hecho, el servicio se realizó con absoluta normalidad todos los días».

Sin embargo, en la noche de este martes, después de una asamblea de trabajadores, «se notificaron de repente 47 incidencias sobre el estado de los vehículos».

Vestuario e indemnizaciones

Los trabajadores también se quejan por la falta de ropa de trabajo, «que tiene que ser de alta visibilidad para nuestra seguridad». Cespa aseguró que se entrega el vestuario anualmente y que este año se acordó, en comisión mixta con el comité de empresa en enero, «que se haría la entrega a lo largo del mes de mayo».

Miguel Ángel Sánchez también criticó los retrasos en las indemnizaciones por muerte o por accidente. La compañía manifestó que solamente le consta la notificación de tres solicitudes de abono, «y todas ellas están dentro del plazo de seis meses conforme al acuerdo con el comité». Otras dos están en trámite de abono, y el lunes «nos informó verbalmente el comité de empresa de otras tres solicitudes que se gestionarán en breve». 

Un servicio con un presupuesto de 11 millones

El servicio de recogida de basura, al que el Ayuntamiento destina más de 11 millones al año, está sin contrato desde enero del 2017, cuando finalizó el contrato anterior sin que se iniciasen los trámites para su renovación.

Esta situación, además de los problemas jurídicos para pagar las facturas -se abonan de manera irregular tras ser aprobadas en pleno o legalizadas por el alcade- también ha provocado continuas interrupciones en la recogida de residuos. Aunque la mayoría han sido pequeñas, en enero la basura estuvo sin recoger durante casi una semana.

El nuevo contrato está en pleno trámite, pero no llegará hasta después de las eleciones y es probable que incluso se retrase más, ya que algunas empresas interesadas en el servicio han anunciado que lo recurrirán.

La recogida de basuras cuentan con 188 trabajadores, a los que hay que sumar otros 20 del servicio de mantenimiento de contenedores. El sindicato ha denunciado en reiteradas ocasiones los problemas de seguridad que conlleva el ejercicio de su trabajo ya que la maquinaria está obsoleta.

La variación de los contratos que regulan los servicios vinculados a la limpieza de la ciudad se traduce en una A Coruña más sucia. Un reciente estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre la satisfacción ciudadana con la limpieza urbana sitúa a la ciudad entre las urbes peor puntuadas, en el puesto 14 por la cola de 60 núcleos urbanos de todo el país.

La organización también señala que desde 1995, cuando se elaboró el primer análisis sobre la satisfacción con los servicios de limpieza, la ciudad ha sido una de las que más han empeorado, con una pérdida de 17 puntos en los últimos cuatro años.

A Coruña, más sucia desde el 2015

Xosé Gago

La ciudad se desploma 17 puntos en el estudio de satisfacción de la OCU. Es la que más baja junto a Guadalajara, mientras que Vigo es la tercera mejor de todo el país. Participa en nuestra encuesta: ¿Es A Coruña una ciudad sucia?

A Coruña está sucia. Lo dicen sus propios vecinos en el estudio elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre satisfacción ciudadana con la limpieza urbana. El estudio sitúa a la ciudad entre las urbes peor puntuadas, en el puesto 14 por la cola de 60 núcleos urbanos de todo el país.

Entre las ciudades gallegas analizadas por la OCU, solo Lugo obtiene una puntuación peor que A Coruña, y por un escaso margen de dos puntos. Por delante se sitúan Ourense, con tres puntos de ventaja; Pontevedra con siete y, a gran distancia, Vigo, que con 71 puntos es la tercera urbe más limpia de España, por detrás de Oviedo y Bilbao.

Seguir leyendo

El gobierno local se comprometió a pedir a la empresa un informe de reparaciones para comprobar que se han ejecutado. Además, el ejecutivo municipal se comprometió a exigir a la empresa que aplique las condiciones del convenio laboral y al mantenimiento del empleo en los nuevos pliegos del concurso.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

La basura llega otra vez a las calles de A Coruña