El bulo y el falso cierre de A Coruña


El mensaje corrió como la pólvora a través de WhatsApp y otras redes privadas. Alertaba de un inminente confinamiento de A Coruña y su área durante «quince días mínimo» salvo «giro radical». Lo enviaba «un amigo». Y la supuesta fuente era un responsable local de protección civil.

Este y otro comunicado-pantallazo de tono similar, supuestamente escrito por un médico que conocía a un primo, a una hermana o a un tío del remitente, generaron ansiedad y miedo entre la población, lógicamente preocupada por la mala evolución de los datos del covid y por la posibilidad de nuevas restricciones.

Las autoridades salieron al paso para pedir calma. Los medios publicaron información. Y luego fue la realidad, siempre terca, la que reveló la verdadera naturaleza de los mensajes: eran un bulo. ¿Alguien se ha rasgado las vestiduras? Deberían hacerlo aquellos usuarios que reenvían con alegría y por si acaso cualquier cosa que cae en sus móviles y huele a escándalo o a viralidad. Lo sufrimos en nuestras carnes en los primeros tiempos del coronavirus, en formas de remedios milagreiros y todo tipo de teorías de la conspiración. Y lo acabamos de volver a experimentar. Por lo visto, es otra lección de esta crisis histórica que no hemos querido aprender. Y en este caso no podremos echarle la culpa a Fernando Simón, a la Xunta o a los alcaldes. Es personal e intransferible. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El bulo y el falso cierre de A Coruña