Una senda peatonal unirá Liñares con Tarrío

El Concello de Culleredo ha iniciado la redacción del proyecto


Culleredo

Los vecinos de Liñares tendrán senda peatonal para que puedan caminar con seguridad. El Concello de Culleredo ha iniciado los trabajos de redacción del proyecto de construcción de la infraestructura, que tendrá como objetivo incrementar la seguridad vial en la conexión del núcleo con la capital municipal.

El alcalde, José Ramón Rioboo, encarga la elaboración del proyecto atendiendo a las propuestas planteadas por los residentes, según informaron desde el Concello. El regidor visitó la zona y comprobó que el espacio existente en la vía, de titularidad provincial, es escaso para una circulación sin riesgos para los peatones.

 La senda partirá desde el cruce de la CP-3104 con la antigua N-550 hasta llegar a la Casa do Concello en una longitud de 2 kilómetros, utilizando en el tramo intermedio la senda ya existente en paralelo a la pista del aeropuerto. Los primeros 750 metros, que pasan por las inmediaciones de las viviendas son los que requerirán una mayor actuación.

 Más adelante, tras la mencionada senda existente, el camino proseguirá junto a la iglesia antigua de Culleredo hasta llegar a la carretera del Ayuntamiento por la calle San Estevo.

 Para Rioboo, se trata de una actuación «fundamental» para los vecinos de Liñares dado que permitirá incrementar su movilidad con todos los servicios que tienen muy cerca de sus casas. Además, reseña, aumentará la seguridad de la parada de autobús.

 Modernización de Tarrío

Este proyecto se une al ya avanzado de regeneración urbana en Tarrío. Éste afectará las vías que rodean el consistorio, en un total de 350 metros: las calles Constitución, José Ramallo, Viouteiro y la propia Rúa do Concello, que concentrará la mayor superficie de la obra. «El principal objetivo es lograr una estética y unos servicios acordes con las necesidades de los vecinos y con la presencia de la casa consistorial y la iglesia de San Esteban», apunta Rioboo.

 El asfalto se cambiará por hormigón y las aceras serán de adoquín. Los pasos de peatones tendrán un tratamiento especial en granito. La mejora de la seguridad vial será otra de las principales finalidades. Se crearán siete nuevos pasos de peatones en el entorno, pasando de los cuatro actuales a once.

 A nivel de servicios, se reorganizará el aparcamiento delante de la iglesia, reservando una plaza para personas con movilidad reducida. También se ampliará la parada de bus, para propiciar el acceso a vehículos más grandes sin interferencias con la circulación. Por todo el entorno se colocarán papeleras y diversas jardineras. Se instalará un banco de granito junto a la entrada del Concello.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una senda peatonal unirá Liñares con Tarrío