Colin Firth: «El hombre ordinario es el más rico de interpretar, los héroes no me interesan»

El actor estrena una nueva adaptación del clásico «El jardín secreto»

Firth, en una escena de la película
Firth, en una escena de la película

los ángeles / colpisa

Llega a la cartelera El jardín secreto, una película de fantasía para toda la familia basada en la popular novela homónima de la escritora británica Frances Hodgson Burnett. Colin Firth (Grayshott, Reino Unido, 1960) protagoniza esta historia en la que una niña huérfana tiene que acostumbrarse a vivir en un siniestro castillo que guarda un maravilloso secreto: un jardín mágico en el que todo es posible. El actor, que da vida a un personaje atormentado, demuestra una vez más porque es considerado uno de los grandes intérpretes de su generación.

-¿Es un abanico de emociones interpretar a Archibald?

-Sí porque es un hombre en duelo que nunca se ha desprendido del dolor. Sigue sufriendo terriblemente por la pérdida de su mujer. La historia representa el dolor que siente. Él ha permitido que el dolor se convierta en la fuerza que domina su vida, pero desde una perspectiva tóxica y negativa. No se trata únicamente de destrozarse a sí mismo, sino también a cualquier persona cercana a su vida.

-Interpretó a muchos personajes románticos hasta que dijo basta.

-Sí. Es cierto. Los papeles románticos suelen ser algo aburridos para el actor porque hay poco donde clavar los dientes. Para mí, por ejemplo, la película de Bridget Jones terminó siendo un proyecto pomposo que se convirtió en una de las comedias románticas de más éxito en todo el mundo. Son cosas que yo no acabo de entender.

-¿Se cansó de esa imagen de galán?

-Es que me gusta interpretar personajes distintos. Siempre he deseado convertirme en un villano pervertido, pero es algo que los productores no me ofrecen. Todo el mundo quiere verme como un hombre gracioso, peinado con grasa en el pelo. Entiendo que pueda resultar extraño que yo pretenda hacer películas interesantes en lugar de perseguir el éxito a costa de historias sin sentido, pero como actor me gusta la ambigüedad, caminar entre el éxito y el fracaso. Para mí, el hombre ordinario es el más rico de interpretar. Los héroes no me interesan, no me dicen nada. El conflicto del hombre gris no es fácil de juzgar.

-¿Qué es más importante para usted en una película?

-Todo es importante. Supongo que quizá el guion, porque de ahí surge la narración, pero no puedes dejar de preocuparte por los otros aspectos. ¿Qué parte del cuerpo es más importante? ¿El cerebro, es el más importante? Puede ser, pero sin el estómago no puedes vivir, así que todo es importante. Necesitas también un buen director. Un mal director puede estropear un buen guion, pero un buen director no puede hacer gran cosa con un mal guion.

-¿Está orgulloso de su Óscar?

-Claro. Por supuesto. Como actor disfruto con el reconocimiento, pero no me molesto en preocuparme por conseguirlo. No trabajo pensando en los premios.

-¿Cuál ha sido el secreto de su éxito profesional?

-Soy muy afortunado porque tengo una altura considerable, una cara que se adapta a los personajes, hablo suave y tengo un acento perfecto para el drama. Yo no elegí empezar con personajes principales sino secundarios y así aprendí sin quemarme en pantalla, consciente de que el héroe es el único que acaba mojando el pan en la salsa.

-Triunfó con «El discurso del rey». ¿Cuál es su actitud hacia la monarquía moderna?

-Nunca he sido muy amigo del establishment ni de las autoridades, tampoco de la monarquía.

«El optimismo de esta historia es explosivo, por eso nunca envejece»

En El jardín secreto Firth vuelve a trabajar con Julie Walters. «Le puedes preguntar a cualquiera, todos te dirán que trabajar con Julie no es nada más que una alegría y no es la primera vez para mí. Hemos hecho juntos dos Mamma Mia y Mary Poppins, pero esta es la primera vez que compartimos muchas escenas. Debo reconocer que ha sido absolutamente delicioso trabajar con alguien a quien conozco desde hace décadas», dice el actor.

-«El jardín secreto» ya cuenta con muchas versiones en el cine.

-La novela original está entre las más leídas por los niños y adultos jóvenes de todo el mundo y este tipo de filme, para toda la familia, es el género más popular. Es la combinación perfecta. El jardín secreto es una de las obras mejor recibidas de la última década y espero que esta nueva versión se convierta en un clásico porque, aunque se basa en el libro, hay diferencias marcadas que la hacen una reinvención.

-¿Y por qué cree que no envejece esta historia?

-Hay dos fuerzas encontradas en la trama. Por un lado, la oscuridad de Archibald, pesada y terrible y, por otro, la esperanza, el optimismo y el color que inunda cada rincón de la narración. Ese color es una semilla sembrada en cada uno de los personajes. La historia se va despojando capa a capa, es un proceso que el espectador espera y nosotros vamos deteniendo para mantener la intensidad mientras aparecen los destellos de la esperanza. El optimismo de esta historia es explosivo y ese es uno de los motivos por el que nunca envejece.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Colin Firth: «El hombre ordinario es el más rico de interpretar, los héroes no me interesan»