El Arenteiro busca un ascenso que no celebra desde 1987

La llegada del cuadro técnico liderado por Fran Justo y de dieciséis incorporaciones a su plantilla lograron un rendimiento inmediato


OURENSE

El Club Deportivo Arenteiro debutó en la competición federada gallega en la añeja Serie A Regional, allá por 1958. La entidad situó a O Carballiño en el mapa balompédico y escaló por las distintas categorías hasta alcanzar su techo en la campaña 1987/88, curiosamente en un año de categorías reestructuradas.

Con Agapito Viñas en el banquillo, la escuadra verde debutó en Segunda B con un 0-0 ante el Lugo —aunque el club ya había estado en la categoría de bronce, en la antigua Tercera—. Un portero con callo en Primera, Carlos Pereira, lideró a un equipo con futbolistas como Yebra, Quecho, Sobrino, Carlos Cantarelo, Neira, Neira o Sequeiros, entre otros. La aventura duró dos años. También ocuparon el banquillo de Espiñedo Fernando Castro Santos y Alfonso Vilachá, mientras lucían su camiseta el meta Castor, Raúl Nogueira, Víctor Arias, Pichi o el brasileño Mauricio, en una lista que mezclaba a ourensanos con los que llegaban de Vigo.

Aquella época dorada dio paso a altos y bajos con nuevas fases de ascenso a Segunda B o la caída hasta la categoría provincial, antes de iniciar un camino de retorno a la Tercera División que se afianzó con la presidencia de Xan Pinal o Paco Cachorro. Tras la última modificación de la directiva, Argimiro Marnotes accedió a la presidencia, con el asesoramiento del propio Pinal en la parcela deportiva. Se fraguó entonces, el pasado verano, el fichaje de Fran Justo y el cuadro técnico que dejó al Ourense CF a un gol del ascenso.

Los focos volvieron a apuntar a O Carballiño cuando se confirmaron los fichajes de Álex Fernández, Diego García, Rubén Arce, Germán Nóvoa, Renan Zanelli o Sylla. Solo faltaba encajar las piezas. «Nunca es fácil conjuntar un equipo con 16 incorporaciones y con un cuadro técnico que también acaba de llegar, pero tengo que destacar el gran trabajo de todos, en un año con poco margen, por lo que nos rodea», resume Fran Justo, al evaluar el rendimiento de su equipo y el liderado del grupo sur de Tercera tras 17 jornadas, con tres puntos de ventaja sobre un Arousa en el que ya acumula varios años de faena un técnico del prestigio de Rafa Sáez. De hecho, los arlequinados son los únicos que aguantan el tirón carballiñés en el grupo 1B. Aún así, el entrenador del Arenteiro puntualiza: «Si ponemos el foco en lo inmediato, vemos que a todos nos cuesta mucho ganar cualquier partido. Cada victoria cuenta para la siguiente fase y un despiste te cuesta el trabajo de toda la semana, por no hablar de imprevistos como el que sufrimos como un brote de covid-19».

El once carballiñés es un muro, que comienza en un Zamora de la categoría como Diego García. Germán Nóvoa, Portela y Manu Mariña (de baja por apendicitis) son el trío de marcadores más habitual, con Eimil y Naveira en los carriles. Álex y Renan son centrocampistas de lujo, sin olvidar la versatilidad de Arce o la calidad de Presas y Marquitos. Arriba, brilla la dupla de los compadres Javi Pazos y Sylla (13 goles entre los dos, en un equipo que solo encajó 8). Cualquiera de ellos repite el mantra de que están aquí para subir, pero deben ser humildes cada día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Arenteiro busca un ascenso que no celebra desde 1987