La FIFA prepara una revolución en el fuera de juego para Catar 2022

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

Matías Napoli

Arsène Wenger asegura que el objetivo es que la tecnología decida directamente sobre las acciones controvertidas, no los jueces de línea

13 oct 2021 . Actualizado a las 17:02 h.

La Liga de Naciones es un torneo menor, pero pasan las horas y no cesa la polémica generada por el gol de Kylian Mbappé que le dio el domingo el título a Francia y cercenó las fundadas esperanzas de éxito español. Por mucho que los supuestos expertos insistan en que el astro del PSG no condicionó el intento de despeje a la desesperada de Eric García, ese gol atenta contra los principios clásicos del fuera de juego basados en la posición más influencia.

Provoca hilaridad incluso escuchar o leer que, según se desprende de la nueva normativa a raíz del VAR, lo que tiene que hacer un defensa en esos casos es quedarse quieto, no intentar cortar la jugada. Todo lo opuesto al contenido de la primera lección que recibe un niño cuando se inscribe en una escuela de fútbol: 'Hay que seguir todas las jugadas hasta el final y luego, si acaso, reclamar', les insisten a los chavales técnicos y monitores.

Con el fin de evitar la tardanza actual en la revisión de las jugadas y tantas interpretaciones, siempre subjetivas y cada vez más contradictorias, la FIFA prepara un cambio revolucionario con el fuera de juego de cara al Mundial de Catar. Si prospera la idea, sería la máquina la que directamente decida sobre las jugadas controvertidas, no los linieres ni los asistentes del VAR.