Guerrilla estradense contra los radares

No pretenden incitar a los conductores a correr, pero sí ayudar a evitar multas a base de información y de tecnología


a estrada / la voz

Uno de los gallegos que más saben de radares -aparte de los expertos de la Guardia Civil- vive en A Estrada. Es el moderador en Galicia de la página todoradares.com. En los foros se presenta como A. Bergueiro. Su nombre prefiere no darlo. Por si acaso. Según cuenta, todo lo que se hace desde la web para tratar de neutralizar los efectos de los radares es perfectamente legal. Pero eso no le quita el temor a represalias.

A. Bergueiro se autodefine como un «friki» de los radares. Forma parte de una familia de aficionados capaz de desplazarse a la otra punta de Galicia para ver un radar que no conocían o para probar el funcionamiento de la nueva tecnología de control de la velocidad. Revisan las licitaciones de aparatos, toman las coordenadas de los radares y las envían a la base de datos de los avisadores que manejan muchos conductores. El objetivo: saciar su curiosidad y mantener informados al resto de los conductores de la existencia y el modus operandi de los nuevos dispositivos.

Con esta carta de presentación, uno se imagina que A. Bergueiro ha coleccionado un buen número de recetas que le han animado a declararle la guerra a los radares de Tráfico. Nada más lejos de la realidad. «En mi vida me han puesto una multa», indica el moderador de la web. «A mi me gusta el mundo del motor, pero ni corro ni estoy en esto para facilitarle a la gente que corra», comenta.

«Ayuda en la conducción»

«De lo que se trata es de ofrecerle a la gente una ayuda en la conducción para evitar multas. A veces los radares no están colocados realmente para evitar peligros sino con afán recaudatorio», considera el estradense.

«Mi interés por los radares surgió precisamente del desconocimiento. Hablando con unos compañeros empecé a interesarme por los tipos de radares y su funcionamiento», comenta. Ahora conoce casi todos sus secretos, los comparte en todoradares.com y aconseja estar alerta. «Mucha gente no conoce los radares y se entera de la multa cuando le llega a casa», constata.

Venta de detectores

En la web, además de ofrecer información y debate sobre la última tecnología de la DGT, también se comercializan avisadores y detectores de radares.

Los avisadores dan cuenta a través del GPS de los puntos donde existen radares. Son legales en todos sus aspectos. Los detectores, en cambio, fueron legales durante tres años. Según explica A. Bergueiro, en este momento, la venta y el transporte es legal y el conductor puede llevarlos en su vehículo sin problema. Lo que no está permitido es su uso. Las marcas que los comercializan juegan con esta ventaja. «Si te paran, ¿cómo demuestran si estabas usando o no el aparato?», indica el estradense.

El moderador de la web asegura que lo que más se venden son avisadores, aunque los detectores también tienen su público. Este mes, desde la web se lanzará al mercado un detector-avisador «capaz de detectar todos los tipos de radares, incluso los modelos nuevos». «Aún no ha salido y ya hay lista de espera», cuenta A. Bergueiro. «Detecta todos los tipos de radar, salvo los láser, claro. Hay quien vende avisadores diciendo que detecta también los láser, pero eso no es posible», advierte.

Aparatos prohibidos

Según explica, el precio de un avisador puede costar sobre 130 euros. Un detector de última generación puede rondar los 500 euros si es portátil y los 1.300 si es de instalación fija en el coche. El fijo se instala escondido en el interior del vehículo y se activa al encender el coche.

Un mundo aparte son los inhibidores láser de radares. «Esos son ilegales en todos los aspectos. Se multa al que lo lleva y al que lo vende, por eso aquí ya ni se venden. Nuestra idea no va por ahí. El que quiera correr, que vaya a un circuito», afirma tajante el estradense.

Catorce multas en quince minutos en Lagartóns

A. Bergueiro lo sabe casi todo sobre radares. No hay uno que se le pase por alto. Según explica, el más usado en la zona de A Estrada es un radar fijo Multanova efecto dopler instalado en un Nissan Cascais gris. También suele controlar la zona un Autovelox 105 láser colocado en un trípode o en la ventanilla trasera de los coches. En los últimos tiempos también se ha dejado ver un Citroën C4 Picasso gris. «Es el nuevo multarradar CD, efecto dopler. Puede abarcar hasta seis carriles y no se ve a simple vista porque lleva la antena escondida tras la matrícula», advierte el estradense. «Hace poco lo pusieron en Lagartóns. Estuve vigilando un rato y, en 15 minutos, pararon a 14 coches. Hubo un momento en el que pararon a cinco de golpe», explica el moderador de Todoradares.com.

Votación
3 votos
Comentarios

Guerrilla estradense contra los radares