La liquidadora de Martinsa, a la espera de entrar en prisión, apartada del cargo

Antonia Magdaleno estafó 4,6 millones de euros al bufete con los honorarios que percibió por los concursos de Martinsa-Fadesa y Urazca, en los que intervino como administradora


Redacción

Fue la estrella de las quiebras empresariales en la época en la que estas sacudían el país día sí y día también. Tanto que se ganó el apodo de la Dama de los concursos. Por las manos de Antonia Magdaleno pasaron algunos de los más sonados. Como el de Martinsa-Fadesa, el mayor de la historia española, o el de Viajes Marsans. Pero acabó estrellada. Tanto que sobre ella pesa una condena de 4 años de prisión cuya ejecución, de momento, ha logrado frenar. Hasta ha pedido el indulto.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmó en noviembre pasado la condena la pena impuesta a la exsocia del despacho Broseta Abogados. Los magistrados consideraron entonces probado que estafó 4,6 millones de euros al bufete con los honorarios que percibió por los concursos de Martinsa-Fadesa y Urazca, en los que intervino como administradora. Ordenó al despacho que le facturasen «unas cantidades inferiores a las que ella había percibido, ocultando el importe realmente cobrado de las mercantiles concursadas», rezaba la sentencia, que venía a confirmar el fallo emitido en su día por la Audiencia Provincial de Valencia, donde se radica el despacho para el que trabajaba la experta.

Por el fiasco de Martinsa-Fadesa, la Dama de los concursos cobró 7.862.528 euros y ordenó que el despacho le facturase 3.324.891 euros. En el de Urazca se embolsó 1.458.209 euros, y dispuso que le facturasen 589.778.

El Boletín Oficial del Estado publicaba este lunes que ha sido apartada como administradora de Martinsa-Fadesa, cargo que, pese a la condena, aún seguía desempeñando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La liquidadora de Martinsa, a la espera de entrar en prisión, apartada del cargo