Conservas La Jira, de Cariño, a liquidación

Los trabajadores, 9 fijos y 64 fijos discontinuos, confían en que un inversor salve la compañía


Cariño / La Voz

La centenaria conservera Modesto Carrodeguas S. L., de Cariño, más conocida por la marca comercial La Jira, se encuentra en fase de liquidación concursal desde el pasado 21 de diciembre. La empresa acumula un pasivo de 11,13 millones de euros, según la información dada a conocer por la publicación Alimarket, especializada en información económica. Según el informe de la administración concursal que cita, el valor de mercado de la compañía asciende a 13,46 millones de euros, de los que 12,42 corresponden al inmovilizado material.

Francisco Cartelle, secretario confederal de Emprego, Industria e Saúde Laboral del sindicato CIG, explica la situación actual: «Estase comezando a negociar co comité de empresa o ERE [expediente de regulación de emprego] extintivo, que afecta a todo o cadro de persoal». La fábrica cariñesa, que lleva casi dos años sin actividad productiva, cuenta con nueve trabajadores fijos y unos 64, la mayoría mujeres, fijos discontinuos. Cartelle sostiene que la conservera «podería ter futuro e seguir producindo». De ahí que el sindicato nacionalista, que preside el comité, abogue por que «se produza a transmisión da liña produtiva; na fase de liquidación pódese despezar, pero hai que intentar transmitir a fábrica completa a algunha empresa ou a algún inversor que queira seguir explotándoa». La firma cuenta con una planta de elaboración de conservas de pescado y marisco, ubicada en el centro del pueblo, y un centro de congelación, en una nave situada a la entrada de la localidad ortegana.

El personal de La Jira lleva más de cuatro años expectante ante el porvenir de la conservera. Como recuerda Cartelle, «houbo un preconcurso de acredores, unha ampliación de capital e distintas accións comerciais con diversas empresas que, en varias ocasións, estiveron a punto de entrar no accionariado ou comprala, pero ao final ninguén deu o paso».

La plantilla afronta ahora la extinción de los contratos, sin perder la esperanza de poder regresar a la fábrica a la que, muchas vecinas de Cariño, han dedicado varias décadas de su vida. «Estiven máis de vinte anos metendo peixe nunha lata, un traballo no que me atopaba cómoda; tiña unha especialización, traía uns cartos á miña casa e sentíame realizada coma persoa. Co peche non é só que quedes sen os cartos, eses mil euros que tiñas para a túa vida, senón que ademais veste inútil», reconoce una de las afectadas. En los casi dos años que llevan sin trabajar en la fábrica han tenido que buscar una salida laboral, que no todas han encontrado. «Cada unha está saíndo adiante como pode: unhas na hostalería, incluso sen seguridade social, outras coidando xente maior e algunha está vivindo da caridade, cobrando a risga [renda de integración social de Galicia]. É moi triste», comenta esta trabajadora.

El declive de los sectores pesquero y conservero se ha cebado con Cariño, con 4.000 habitantes. «Encantaríanos que viñese un inversor e que os políticos nos botasen unha man. Esta vila necesita estes postos de traballo. Durante anos, cando eramos 100 ou 120 mulleres na fábrica, eran 100.000 ou 120.000 euros circulando na vila cada mes», señalan las mujeres, que reivindican su papel en la economía local.

 «Cariño era feminista xa cando non existía o feminismo; o traballo das conserveiras sempre foi maioritariamente das mulleres, os homes ían pescar. E poderiamos volver levantar a vila se nos desen unha oportunidade», declara una de las operarias. «Yo soy optimista -apunta un compañero-, por las noticias que se ven a diario del sector conservero en Galicia, como uno de los más atractivos para los inversores. Si volviera a abrir la fábrica se notaría mucho en Cariño».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Conservas La Jira, de Cariño, a liquidación