La mitad de los centros de cada ciudad se cuelan entre los mejores de selectividad

En los primeros puestos las diferencias en las notas de la prueba no llegan a 0,6 puntos. Para saber todo sobre educación suscríbete a la newsletter semanal de La Voz


redacción / la voz

¿Existe en Galicia un colegio que sea indiscutiblemente el mejor situado de cada ciudad en selectividad (ahora ABAU)? Fuera del caso excepcional del Peleteiro en Santiago, no. En el resto de las siete urbes gallegas hay un grupo de colegios e institutos que pueden estar en los cinco primeros puestos según el año. Son centros públicos y privados, grandes y pequeños, del centro y del extrarradio. Las posiciones se intercambian en cada edición, y en cualquier caso las diferencias entre unos y otros son muy ajustadas. Por ejemplo, en el último examen de acceso a la universidad (curso 2016/17), la distancia en las notas medias dentro del primer tercio de colegios era algo menor de 0,6 puntos en las siete ciudades gallegas: del 1,28 que se detecta en Santiago en los seis primeros centros hasta el 0,35 de Pontevedra de los tres mejor situados.

El análisis de las cifras de los últimos tres años (desde el curso 2014/2015) revela que cada edición es diferente a la anterior, incluso en el mismo centro. Es cierto que las variaciones son mayores en instituciones con pocos alumnos (no hay duda de que existen generaciones más estudiosas que otras) pero este fenómeno también se detecta en centros con muchos estudiantes. Ejemplos de esto hay bastantes. En A Coruña, el IES Eusebio da Guarda, que presenta a la prueba una media de cien jóvenes por curso, ganó 0,34 puntos entre el examen del 2014/15 y el último del que hay datos. En Santiago, el IES Eduardo Pondal, con unos 25 presentados por año, mejoró en 0,43 puntos en el mismo período. El caso más llamativo podría ser el del IES Monte da Vila, de O Grove: este centro tuvo un año una media de 5,9 puntos y en otra ocasión fue el mejor de toda Galicia, con 7,61; la explicación de esos 1,7 puntos de diferencia es que el año que se puso a la cabeza de la comunidad presentó a 20 estudiantes y en la otra ocasión, aunque no estuvo muy lejos, fueron 33. El baile de notas tampoco es algo exclusivo de los institutos. Un colegio privado como el Santiago Apóstol de Vigo (Jesuitas), con unos 75 presentados por curso, varió 0,74 puntos entre una edición y otra.

Todo lo anterior supone que la idea de que el centro X es el mejor en notas de su ciudad resulta del todo imprecisa. Por ejemplo, en A Coruña, en los últimos tres exámenes, cada año quedó de primero un centro diferente; lo mismo ocurrió con el segundo y tercer puesto. Es cierto que hay un pequeño grupo en cada ciudad que suele quedar en la parte alta de la tabla (En A Coruña son nueve, seis privados y tres públicos), pero a veces es con notas medias tan variables que lo que es excelente un año sería solo bueno en otro.

Más grandes, más concentrado

En Vigo, de los 28 centros con aulas de bachillerato, son diez los que han quedado entre el primer y quinto puesto de la ciudad en los últimos tres cursos, un 36 % del total de centros (cinco públicos y cinco privados). Como curiosidad, en el último examen se dio un triple empate en el tercer lugar: los institutos Rosais 2, San Tomé de Freixeiro y Carlos Casares tuvieron una nota media de 6,76; los dos primeros presentaron más de 90 alumnos y el tercero, menos de 40. Y también hubo un empate, doble, en el quinto puesto.

Otra ciudad con resultados compactos es Santiago. Allí, solo el 30 % de los centros está situado entre los tres primeros, aunque llega a la mitad cuando se cuenta el top cinco. El caso de Peleteiro es una rareza, ya que lleva a casi cien estudiantes cada año y aún así no solo está de primero en Santiago, sino de primero de Galicia. El hecho de que sea privado al cien por cien tampoco es destacable, primero porque hay una decena de colegios similares en la comunidad sin llegar a su nivel y segundo porque el bachillerato fuera de los institutos es siempre privado, ya que esta etapa no tiene concierto.

Lógicamente, en localidades más pequeñas es más fácil que se repartan las cinco mejores notas de los últimos tres años. Ferrol es el caso más extremo, ya que el 86 % de los centros está en ese top. Hay siete con bachillerato, de los que solo uno es privado. El resto, institutos, y algunos se nutren sobre todo de estudiantes de los colegios concertados de la urbe. En ese contexto, seis de los colegios han estado en los últimos tres años en una posición destacada.

En Ourense, esta ratio es del 71%. Muy cerca está Lugo (70 %) y Pontevedra algo menos (66 %). En la ciudad del Miño, de 14 centros con bachillerato hay diez que bailan en el top cinco; en Lugo son siete sobre diez y en Pontevedra seis de nueve totales.

No es mejor privado que público

s. c./ l. p.

Cifras que desmienten algunos mitos

Los colegios privados suben más la nota que los públicos en bachillerato. Falso. Los institutos tienen mejores resultados en selectividad. Falso. Los centros de barrios privilegiados tienen siempre mejores calificaciones. Falso. Las cifras echan por tierra muchas creencias.

subir nota

Todos muy parecidos. Es uno de los mitos más habituales: los colegios privados inflan las notas de sus alumnos en bachillerato, y es en la selectividad donde se corrige. Falso. En general, la mayor parte de los centros no inflan las notas, pero dicho eso, en cuatro ciudades el centro que más ajusta las calificaciones (en la media de los tres últimos cursos) es privado: Santiago (La Salle ), A Coruña (Compañía), Pontevedra (Sagrado Corazón) y Vigo (Rosalía de Castro). En las otras tres urbes, es público: Ourense (Blanco Amor), Lugo (Leiras Pulpeiro) y Ferrol (Saturnino Montojo).

Seguir leyendo

Los institutos públicos reinan en los municipios intermedios

Exhiben excelentes notas y porcentajes de aprobados muy altos en la selectividad de los últimos tres cursos

Además de las siete ciudades, en la comunidad hay otros diez municipios en cuyos terrenos se asientan tres o más colegios. Casi todos son institutos y en los ocho concellos donde comparten espacio privados y públicos, estos últimos están claramente mejor situados en la listas de notas, y solo en uno (Mos) encabeza el centro privado el listado.

En Vilagarcía, a pesar de que hay cinco centros con bachillerato, ninguno es de titularidad privada. El nivel es bastante homogéneo y así el que este año quedó de cuarto (Bouza Brey), fue el primero en los dos cursos anteriores. El mayor índice de aprobados en los tres últimos cursos lo tiene A Basella, de Vilanova, (96 %) y además fue el primero en nota en el último examen, aunque el centro que más alumnos manda es el Castro Alobre, que quedó segundo en dos de los tres años. En lo que sí hay cierta distancia es en las diferencias entre bachillerato y ABAU en la media de los tres años.

Ahí, el mejor lugar lo ocupa el Bouza Brey, con 1 punto; le sigue el de Carril (1,4 puntos), después el Castro Alobre y el de Vilanova, ambos con 1,6 puntos, y cierra el IES de Sobradelo, con 2.

En Carballo, ya en la provincia de A Coruña, hay tres centros, todos institutos. Uno de ellos está en el exclusivo grupo de los que tienen un 100 % de aprobados, es el Monte Neme, que cuenta con un diferencial bachiller-selectividad envidiable, 1,4 puntos, en la media de Galicia; en tres años ha presentado 35 alumnos a la ABAU. El más importante en ese sentido es el Alfredo Brañas, con 174 presentados, un 96 % de aprobados y 1,5 puntos de media en las diferencias entre notas de etapa y examen en los tres últimos años. El Parga Pondal tiene una nota media en bachillerato (en tres cursos) de 7,7 frente al 6,29 de resolución en selectividad.

Distinto número de alumnos

Las familias de Ribeira pueden elegir entre tres centros de bachillerato: el IES N.º 1 y el colegio privado Galaxia, ambos en Santa Uxía, y el IES Leliadoura (en Frións). El centro con más alumnos en selectividad es el N.º 1, que ha presentado en tres cursos a 178 estudiantes. Le sigue el Leliadoura (55 alumnos) y el Galaxia (31). El primer lugar en la selectividad cambia, según el año, entre los dos institutos, mientras que la diferencia de notas ABAU/bachillerato es de 1,6 en el número 1 y alta, en torno al 2, en los restantes centros.

En la comarca del Deza hay dos concellos con varios centros, son Lalín y A Estrada. En la primera de ambas están el IES Laxeiro y el IES Ramón María Aller, y en los dos últimos años destaca el Laxeiro en selectividad, en el que además hay un mayor ajuste entre las notas de etapa y las de la prueba común: 1 punto frente al 1,4 que registra (de media de los tres últimos cursos) el Ramón María Aller. En A Estrada también hay dos opciones: el IES Manuel García Barros, con notas más destacadas que la alternativa, el Antón Losada Diéguez; hay que tener en cuenta que la media del García Barros es altísima (este último curso obtuvo un espectacular 6,81) y un nivel de aprobados prácticamente total en los últimos tres años (99,4 %). Además, envió a 160 alumnos y el diferencial es de 1,1 en tres años; es decir, es un centro puntero de toda Galicia.

Esa misma línea sigue el IES Vilar Ponte de Viveiro. En el último trienio tuvo un 6,91 de media, 0,9 de ajuste con bachillerato y un 100 % de aprobados. Frente a estos números, el otro centro, IES María Sarmiento, presenta un expediente más en la media: un 88 % de aprobados y un 1,7 de diferencia negativa en bachillerato.

En la misma provincia está Monforte, con tres centros con bachillerato, todos públicos (Escolapios no ofrece esa etapa): A Pinguela, Daviña Rey, Río Cabe. El mejor situado en selectividad es este último, al menos en porcentaje medio de aprobados en los últimos tres años, nada menos que un 97 %; A Pinguela rondó el 90 % (enviando en tres cursos a cien alumnos) y el Daviña Rey se mantiene en un óptimo 93 % y casi sesenta alumnos. Las diferencias entre bachillerato y ABAU son altas: del 1,7 del Río Cabe al 1,9 de A Pinguela y al 2,2 del Daviña Rey.

Las diferencias entre bachillerato y selectividad, forzadas pero inevitables

Ninguno de los 270 centros gallegos mejora en la prueba común

Cuando se comparan las notas de bachillerato con las de selectividad siempre salen mal paradas las primeras, parece que en bachillerato se inflan las calificaciones, pero es una apreciación inexacta.

En la media de bachillerato se tienen en cuenta 20 asignaturas (suelen ser 11 en primero y 10 en segundo, según las optativas que se elijan). De estas, las hay obligatorias y generales (Lingua y Lengua, por ejemplo) pero también de opción, las que un alumno escoge porque se le dan bien, le gustan o le sirven para su carrera. Además, la calificación final de cada curso (y que dará lugar a la media) se hace después de tres evaluaciones, decenas de pruebas, trabajos de apoyo, actitud... es decir, son el resultado de un trabajo sostenido en el tiempo.

Frente a esto, la fase general (ahora llamada obligatoria) de la selectividad incluye cinco asignaturas, de las que tres son exactamente iguales para todos los alumnos gallegos: Lingua e Literatura Galega, Lengua y Literatura Castellana e Historia de España. A eso hay que sumar la primera lengua extranjera y la troncal de opción (que dependiendo de qué rama es Matemáticas, Latín o Fundamentos del Arte). El primer día de la prueba, los alumnos se enfrentan a cuatro exámenes: dos por la mañana (habitualmente Lengua e Historia) y dos por la tarde (Lingua e Inglés o el primer idioma). Al día siguiente es el turno de la troncal de opción y casi seguro una específica (voluntaria) y el tercer día se termina con la otra específica. De los 270 centros presentados en tres años en Galicia, en ninguno de ellos mejoran los alumnos en selectividad. Lo que sí puede servir de guía es que en el conjunto de la comunidad el bachillerato tiene 1,4 puntos más de nota que la selectividad.

Los centros rurales, pocos pero muy preparados

s. carreira/ l. placer
Instituto de Becerreá
Instituto de Becerreá

Fuera de las urbes y sus áreas de influencia también se puede presumir de notas y aprobados

La nota media de selectividad en Galicia (ABAU) en la fase obligatoria en el último curso ha sido 6, una media similar para colegios privados o institutos públicos. Sin embargo, las grandes cifras se las llevan los centros urbanos. Pero, ¿qué pasa fuera de las urbes y sus áreas de influencia? En la Galicia de los más de trescientos concellos, los institutos con bachillerato apenas se reparten en un centenar: 7 ciudades, 11 villas intermedias, 29 municipios con dos centros; y unos 60 con un único instituto.

Un repaso por las villas más pequeñas da un resultado sorprendente. Primero, porque, aunque únicos, pueden ser grandes o mínimos: de los 16 alumnos que envió Palas de Rei en tres años hasta los 190 de Caldas de Reis. Segundo, porque las notas pueden ser espectaculares. Y tercero, ninguno «suspendió» la prueba del curso pasado, aunque cuatro de ellos bajaron de cinco, pero sus medias de tres años superan esa barrera.

Seguir leyendo

Solo en 21 de los 270 centros el 100?% de los alumnos pasó la prueba tres años

En Galicia solo hay 21 centros de los 270 que se presentan anualmente a selectividad que tienen un 100 % de aptos en los tres últimos cursos, y esto supone el 7 % del total. De estos, solo tres presentaron a más de cien candidatos en la suma de las tres últimas ediciones; el resto varía de los 20 a los 88.

En este listado destaca el IES de Monelos, en A Coruña, que presentó en tres años a 190 estudiantes. No solo aprobaron todos, sino que su media es altísima, 6,84 puntos. Le sigue en importancia el colegio concertado Sagrado Corazón de Jesús, de Pontevedra: 126 alumnos en tres años y 6,68 de media. El tercero es el IES de Ribadeo, con 109 estudiantes y un 6,78 de nota.

En este listado hay centros de toda Galicia. De Vigo, por ejemplo, son tres: Amor de Dios (77 presentados y 7,1 de media trianual), Rosalía de Castro (88 y 6,96 la nota), y Las Acacias (41 y 6,62). De A Coruña, además del mencionado IES de Monelos, hay dos centros concertados: Salesiano San Juan Bosco (72 alumnos y 6,62 de nota) y la Grande Obra de Atocha (38); del entorno de A Coruña, aunque en Culleredo es otro de los colegios, también concertado: Montespiño (39 y 6,75 de media). Santiagués es el CPR Juniors (26). De Ourense ciudad procede el IES Xesús Ferreiro Couselo (23 estudiantes).

Es más frecuente encontrarse con colegios que prácticamente todos sus alumnos aprueban. Hay 120 (un 44 %) que superan el 96 % de aptos; esto supone, por ejemplo, que de 130 presentados en tres años solo 5 suspendieron. Y hay once centros con un porcentaje superior al 99 %, siete de la provincia de Pontevedra y cuatro de la de A Coruña.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
26 votos
Comentarios

La mitad de los centros de cada ciudad se cuelan entre los mejores de selectividad