Gonzalo Caballero da por cerradas las listas pese al enfado en las ciudades

Ferraz toma nota de la degradación de varios sanchistas y sopesa algunos «ajustes»

c. lópez
REDACCIÓN / La VOZ

El líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, dio ayer un golpe de autoridad al considerar zanjado el conflicto de las candidaturas electorales en Galicia que, en su opinión, «son as mellores que o PSOE pode presentar». Las listas son un caso cerrado para el líder socialista, pese a que los cambios introducidos a petición suya en Madrid fueron tomados como una agresión por parte de los dirigentes provinciales de A Coruña y Lugo, así como por los candidatos a las alcaldías de varias ciudades, como el de Ourense, que presentó su dimisión, o el de Ferrol, que anunció a su círculo de confianza que hará lo mismo.

Caballero advirtió ayer que ya pasó el tiempo de «falar de nomes e de números» en las listas, y ahora lo que toca es remar todos en la misma dirección para fortalecer el partido ante las próximas citas electorales. Y por si acaso lanzó un mensaje a todos los que intentan presionar borrándose de las candidaturas o amagando con tirar la toalla: «Temos un partido que ten moito banquiño e ao que se aproxima moita xente», dijo, decidido a sustituir de inmediato cualquier baja.

El conflicto que estalló en Galicia fue ayer trasladado por varias vías a Ferraz y al propio Pedro Sánchez, pues algunos de los que se vieron desplazados de las candidaturas, como la lucense Sonsoles López Izquierdo, la ourensana Eva Maldonado o las personas afines a Yoya Neira en A Coruña o a Ángel Mato en Ferrol son, precisamente, sanchistas de primera generación, cepillados de las listas en algunos casos por militantes que respaldaron a Susana Díaz.

Desde Ferraz tomaron nota de los hechos y el propio secretario de organización, José Luís Ábalos, manifestó este lunes que «todavía hay tiempo para buscar un acuerdo» en el PSdeG, informa Efe. Se pueden hacer «ajustes», matizó Ábalos, pese a que fuentes del partido señalan que estos retoques, ahora, podrían reabrir la discusión sentar un mal precedentes para otros territorios.

Con la lista para las municipales de A Coruña ya aprobada, ayer tanto la candidata, Inés Rey, como la secretaria general, Eva Martínez Acón, cerraron filas. «El tiempo de las listas terminó», y «es la candidatura de todo el partido», decía ayer Acón. Es la lista de un partido «fuerte y cohesionado» con gente con «sobrada capacidad y muchas ganas de trabajar», decía Rey.

Eso de cara al exterior. Hacia dentro, las cosas se viven de otra manera entre la militancia, convocada a votar para elegir el orden de la lista, cuyo resultado finalmente la dirección del partido no respetó.

Uno de los integrantes de esa lista, Pedro Méndez, renunció a formar parte de ella y, aunque no trascendieron más dimisiones, sí existe un malestar generalizado. Rosa Barreiro, que fue de las más votadas, quedó relegada al puesto undécimo. Rafael Arangüena, el hombre con más votos, no aparece, y otras que figuraban por arriba, como María José Cebreiro y Cristina Otero, aparecen ahora por abajo.

En Ferrol, la satisfacción mostrada ayer por la secretaría general del PSOE de Ferrol, Beatriz Sestayo, tras lograr que el comité federal, del que ella forma parte, incluyese a dos de sus afines, Germán Costoya y Cristina Prados, en la lista de Ángel Mato, contrasta con el silencio del propio candidato. Un silencio que en ningún caso se puede interpretar como una aceptación de la imposición alentada desde el PSdeG, sino como un plazo de confianza para que quienes lo apoyaron traten de reconducir la situación.

De no ser así, podrían producirse dimisiones en cadena, ya que aunque Mato accediese a compartir su proyecto con Costoya, al que venció en primarias, varios de sus acompañantes ya se mostraron dispuestos a abandonar. La situación parece insalvable, debido a la ausencia total de diálogo entre ambas partes. De hecho, Mato marcó distancias con la ejecutiva local y apenas usa la llamada Casa do Pobo.

Incertidumbre sobre el relevo en Ourense, donde ha dimitido otro edil

Justo después de hacerse público el dictamen final de Ferraz sobre la candidatura ourensana, el aspirante a la alcaldía en la ciudad, José Ángel Vázquez Barquero, informó de su renuncia a encabezar la lista así como su dimisión como concejal y portavoz municipal del PSOE. Aunque alegó motivos personales, este lunes también ha dimitido otro concejal socialista, José María García Tejerina. Próximo a Barquero, hace unas semanas ya había renunciado a repetir en la candidatura e incluso dijo que solo seguía como concejal por lealtad al portavoz.

Tejerina no quiso explicar los motivos de su dimisión y el entorno de Barquero ha hecho un pacto de silencio. Las otras dos concejalas afines al ya exportavoz, Juana Ageitos -relegada en el dictamen de Ferraz- y Carmen Rodríguez Dacosta, no dimitieron este lunes aunque tampoco descartan hacerlo en los próximos días. La decisión de Barquero ha provocado una profunda crisis en el PSOE ourensano y, sobre todo, incertidumbre sobre cómo arbitrar su relevo. Además, la mujer designada como número dos de la lista, Natalia González, afín al exportavoz, no quiso responder a la pregunta de si también se ha planteado renunciar: «Cuando toque, se hablará y se tomarán decisiones».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Gonzalo Caballero da por cerradas las listas pese al enfado en las ciudades