¿Por qué Pablo Iglesias evita Santiago y A Coruña?

Ni Martiño Noriega ni Xulio Ferreiro reclamaron la presencia en sus ciudades del líder de Podemos y la formación morada tampoco mostró interés en compartir con ellos actos electorales


Santiago / La Voz

Pablo Iglesias desembarcó en Galicia su parafernalia electoral con sendos mítines en Vigo y Ferrol y un encuentro con militantes de Podemos en Vilagarcía de Arousa, pero ni estuvo en Santiago ni en A Coruña, ciudades en las que se presentan a la reelección los alcaldes que hace cuatro años fueron los principales actores de las confluencias: Martiño Noriega como líder de Compostela Aberta y Xulio Ferreiro al frente de la candidatura de Marea Atlántica. ¿A qué se debe esa desafectación reconocida incluso por las propias mareas y por la dirección de Podemos? «Nin chamamos nós nin chamaron eles», reconocieron desde Compostela Aberta, donde Martiño Noriega desplegó una campaña electoral basada en su propia marca y en su figura, al margen de apoyos externos. Desde la dirección de Podemos en Galicia se reconoció también que no hubo invitaciones por ninguna de las dos partes; ni de los equipos de Noriega y de Ferreiro ni del de Pablo Iglesias.

La causa principal de ese distanciamiento está relacionada con los últimos desencuentros entre los socios que fueron de En Marea. En el caso de Santiago, porque Martiño Noriega es un miembro destacado de Anova, partido nacionalista fundado por Beiras que no fue capaz de llegar a un acuerdo con la dirección de Podemos para concurrir juntos a las generales. Las dificultades para alcanzar más de dos diputados, tal y como confirmaron los resultados del 28A, llevaron a Podemos a reservar las plazas seguras (el primer puesto de A Coruña y el de Pontevedra) para sus dos candidatos preferentes, Antón Gómez-Reino y Yolanda Díaz, lo que dejó a Anova sin posibilidades en los puestos de salida y obligó al partido de Antón Sánchez a tomar la decisión de no presentarse a los comicios. Aunque oficialmente las relaciones siguen siendo buenas y las alianzas se mantuvieron para las candidaturas locales, lo cierto es que se produjo un más que evidente distanciamiento. En el caso de A Coruña, las tensiones se centraron en la lista de Marea Atlántica y en las presiones por parte de Podemos, a través de Gómez-Reino, para colocar a sus candidatos en el equipo de Xulio Ferreiro.

Los alcaldes, además, son conscientes de que ahora la formación morada no suma como en el 2015, cuando Podemos estaba en plena efervescencia. De ahí que no tengan claro que la presencia de Pablo Iglesias en la campaña les vaya a beneficiar electoralmente. No piensan lo mismo los candidatos de Ferrol en Común ni de Marea de Vigo, pero es que hay un factor clave: tanto Jorge Suárez como Rubén Pérez son militantes de Esquerda Unida y, por lo tanto, socios preferentes de Iglesias en las citas electorales.

Pese a ello, se mantienen las formas. Compostela Aberta recuerda que en su candidatura hay militantes de Podemos que, además, están en el equipo diseñado por Gómez-Reino para la dirección de Podemos Galicia. Por parte de la formación morada, y ante la negativa de Pablo Iglesias a hacer declaraciones a los medios de comunicación en su visita a Vilagarcía, fue Gómez-Reino el que habló y el que trató de quitar hierro a esa ausencia de Iglesias en las dos principales ciudades del cambio. «Eu hoxe mesmo estarei na Coruña nun acto con Xulio Ferreiro e están aquí compañeiros que participan da lista de Martiño Noriega e compañeiros que participan da lista de Xulio Ferreiro», dijo el líder de Podemos Galicia. «A ninguén se lle escapa que o noso apoio a esas candidaturas é total. Neste caso estamos facendo actos de apoio ás europeas e a outras candidaturas municipalistas, pero por cuestións conxunturais», añadió Gómez-Reino. Tal y como informó desde Vilagarcía Pablo Penedo, el diputado de En Común en el Congreso quiso dejar claro que «o noso apoio a Compostela Aberta é evidente, temos compañeiros nas listas. A nosa relación e contacto con Martiño (Noriega), con Xulio (Ferreiro) e con Jorge (Suárez) é cotiá».

Nada que ver con la imagen de hace cuatro años, cuando un triunfal Pablo Iglesias llenó el Palexco de A Coruña para apoyar a Xulio Ferreiro. Y no fue su único acto en Galicia. En las citas electorales del 2015 y del 2016 al lider de Podemos le gustaba rodearse de sus aliados gallegos, siempre con Beiras como figura estrella. Eran otros tiempos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Por qué Pablo Iglesias evita Santiago y A Coruña?