Los rescatadores están perforando de nuevo el túnel para llegar a Julen

El pozo paralelo está algo desviado, por lo que los tubos del encamisado no encajan

;
Nuevos obstáculos en las labores de rescate ponen al límite a Vicky y José, los padres del pequeño Julen Juan José Cortés les ha entregado una camiseta del Málaga con un mensaje de apoyo en estos duros momentos.
J. Cano F. Torres
MÁLAGA / colpisa

El ánimo que reinaba entre los efectivos del dispositivo de rescate por la finalización del túnel vertical que se empleará para llegar hasta el pozo en el que se encuentra el pequeño Julen, tras conectarlo mediante una galería horizontal, sufrió ayer un severo revés. Otro más. Se han detectado una serie de dificultades técnicas que van a obligar a que los operativos tengan que volver a excavar el túnel.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Málaga se informó de que esas dificultades se han producido en el entubado del pozo después de superar los 40 metros de profundidad. Los tubos no sobrepasan esa cota y, ante el riesgo de que puedan quedar atascados, se ha decidido sacarlos para preservarlos en perfecto estado. Y es que el túnel vertical que se ha perforado parece estar algo desviado. Esto, según explicaron las fuentes consultadas, es lo que ha provocado que los tubos del encamisado no encajen.

El problema habría surgido de la profundidad a la que se está perforando ya que no se ha realizado nunca una pilotación en España a 60 metros de profundidad con un diámetro como el que se está empleando en el caso de Julen. Lo normal, según apuntaron las mismas fuentes, es que este tipo de perforaciones como la que se está realizando en Totalán se lleven a cabo en una profundidad de entre 15 metros y 40 como máximo.

;
Los problemas en el encamisado del túnel paralelo provoca nuevos retrasos en el rescate de Julen Se ha decidido echar arena fina y volver a perforarlo con un engrosamiento mayor.

Las tareas de encamisado son de vital importancia para el rescate del menor, ya que de ellas dependen la seguridad del túnel vertical que se ha excavado y, por lo tanto, de los rescatistas. Tras la mala noticia, los coordinadores del dispositivo valoraron inmediatamente las diferentes posibilidades que existen para buscar una solución a este problema y seguir adelante con el rescate de Julen. Así, se barajaron distintas opciones para reconducir la situación y se escogió la más segura: se está rellenando el pozo con tierra fina para evitar que se desvíe la excavación y volver a perforar con un engrosamiento un poco mayor. Por el momento, no es posible dar una estimación de tiempo que se empleará para estos trabajos aunque la maniobra ya comenzó ayer.

Brigada de Salvamento Minero

Frente al hotel donde se alojan, ondea en un balcón la bandera del Principado de Asturias. Al otro lado de la calle, en la recepción, aguardan concentrados, como un equipo de rugbi a punto de salir al campo, los ocho integrantes de la Brigada de Salvamento Minero que intentarán rescatar en las próximas horas al pequeño Julen, atrapado en un pozo desde el 13 de enero en la sierra de Totalán.

Dicen en el operativo que están impacientes, con un punto de nerviosismo -aunque poco se les nota- ante un rescate que, pese a que entra dentro de su rutina, se va a desarrollar en unas circunstancias y en un entorno completamente desconocido: un pozo a más de 70 metros de profundidad, donde tendrán que excavar una galería en mina (horizontal) para conectarlo al del menor y así llegar hasta él.

El carácter de los mineros ha calado entre los integrantes del operativo. Son gente llana, espartana, que utiliza las palabras necesarias, ni una más ni una menos, pero que habla claro. Todos siguen a su líder, el ingeniero de minas Sergio Tuñón, pero el concepto de equipo impera por encima de todo, porque en la brigada, aunque las directrices las dé uno, se la juegan todos. Así que cada decisión se toma de forma consensuada.

No quieren hacer declaraciones y despachan, siempre de forma respetuosa, a cualquier periodista que se le acerque. Uno de los mineros, más por educación que por otra cosa, intercambia un par de frases: «Lo mismo se tarda 24 horas, no se sabe; si está duro para la máquina, imagínate para el brazo». Es la única respuesta, el resto son monosílabos, con los que zanja la breve conversación.

El nuevo pozo, paralelo al que cayó el pequeño Julen, está algo desviado y los tubos no encajan

LA VOZ
;
Los problemas en el encamisado del túnel paralelo provoca nuevos retrasos en el rescate de Julen Se ha decidido echar arena fina y volver a perforarlo con un engrosamiento mayor.

Este contratiempo en el túnel vertical que se ha perforado retrasa de nuevo la actuación de los mineros y obliga a ensanchar la cavidad. Los equipos que excavarán el pasadizo horizontal trabajarán de rodillas en turnos de 40 minutos

Las tareas previas a la ejecución de la excavación horizontal que desarrollarán los mineros para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayó hace más de una semana en un pozo de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad en Totalán (Málaga), han continuado durante la noche, en un trabajo estimado entre 12 y 14 horas después de que a las 20.30 horas de ayer concluyera la perforación de 60 metros de la galería vertical paralela. Sin embargo, se han encontrado nuevas dificultades técnicas en dicho proceso. El túnel vertical que se ha perforado parece estar algo desviado, por lo que los tubos del encamisado, necesarios para asegurarlo y que los efectivos mineros puedan actuar, no encajan, según informa el Diario Sur. Estas dificultades para entubar el nuevo pozo vertical obligan a ensanchar la cavidad. Por ello se ha optado por rellenar de arena fina los 60 metros y volver a perforar para que no se desvíe la excavación. Los trabajos ya han comenzado y no hay una estimación de cuándo se concluirá el pozo paralelo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los rescatadores están perforando de nuevo el túnel para llegar a Julen