Celaá no descarta a Irene Montero en el Gobierno: salvo Iglesias, «todo lo demás es un escenario abierto»

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, deja la puerta abierta a la entrada en el Ejecutivo socialista de la dirigente de Unidas Podemos

;
Celaá: «Es una pretensión inasumible sacrificar el interés general al interés de una persona» Afea a Unidas Podemos que, habiendo aceptado Sánchez su petición de gobierno de coalición, ahora pida «otras cosas».

Redacción

La ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, considera «inasumible» por parte del candidato a la investidura, Pedro Sánchez, el propósito de Unidas Podemos de «sacrificar» el «interés general» por el interés de una persona, esto es, Pablo Iglesias, al que Sánchez no quiere en su Ejecutivo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha calificado de «profundamente generosa» y «política» la oferta de Sánchez para formar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos, que según ha recordado «era lo que se pedía» por la formación morada.

Ha confirmado la ministra que «en las próximas horas» el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, llamará a los líderes del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos, tal y como anunció ayer, a tres días del arranque del debate de investidura, el lunes 22 en el Congreso, informa Efe.

Además ha reiterado que su oferta se refiere a la incorporación en el futuro Gabinete de «personas representativas con conocimientos técnicos», sin aclarar si aceptaría la entrada en el Ejecutivo de dirigentes de la cúpula de Unidas Podemos distintos de Iglesias como Irene Montero, Rafael Mayoral o Pablo Echenique.

No obstante, en el caso concreto de la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, ha dejado la puerta abierta a su incorporación al afirmar que, salvo el veto a Pablo Iglesias, «todo lo demás es un escenario abierto».

«Yo no he hablado de Irene Montero con el presidente, pero les puedo garantizar que Pedro Sánchez fue ayer meridianamente claro y la ciudadanía lo ha recibido positivamente», ha destacado al ser preguntada si contaría con la confianza de Pedro Sánchez.

Eso sí, Celaá ha ratificado que Iglesias «no cabe» en su Gobierno porque no se dan las condiciones políticas ni funcionales para ello y ha recordado que Sánchez argumentó «razones de peso, políticas». También ha apuntado que la pretensión de Iglesias de entrar en el Gobierno para que los socialistas «no se desvíen» no es «de recibo» por tratarse de una posición «paternalista» ya que el PSOE lleva haciendo políticas sociales desde hace 140 años.

«Aceptamos un gobierno de coalición, que era lo que se pedía. Ya está el gobierno de coalición encima de la mesa, ¿ahora qué pasa? ¿qué se pide otra cosa», se ha preguntado Isabel Celaá.

La ministra ha remarcado que esta postura «no tiene un pase» y ha considerado «una pretensión inasumible sacrificar el interés general al interés de una persona», pero al mismo tiempo ha dicho que no cree que ni el propio Pablo Iglesias pretenda «sacrificar el interés general» la semana próxima, ha insistido.

También ha reiterado que es necesaria una investidura «en verde» porque de lo contrario se produciría un «bloqueo» y aunque los tres meses que casi han transcurrido desde las elecciones no son un tiempo «excesivo» sí comenzaría a notarse un «coste de oportunidad» y a pagar «un precio» si no hay investidura.

Ha eludido Isabel Celaá entrar en detalles respecto al número de ministros de Unidas Podemos que aceptaría Sánchez, bajo el argumento de que sus conversaciones con Iglesias «no pasan por la portavoz del Gobierno» y en todo caso será el propio candidato quien determine «el resultado final» junto con su interlocutor.

Puerta abierta de Lastra

La portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, ha dejado este viernes la puerta abierta a la entrada en el Gobierno a dirigentes de Podemos como Irene Montero, Rafael Mayoral o Pablo Echenique y ha insistido en que el «escollo» para un ejecutivo de coalición es su líder, Pablo Iglesias.

Preguntada en varias ocasiones en RNE, Lastra no ha negado la posibilidad de que otros miembros «reconocidos» de Podemos puedan formar parte del gabinete de Sánchez y ha reiterado el interés del PSOE en sacar adelante la investidura la próxima semana. Ha dicho que siempre ha defendido el entendimiento con Podemos y ha vuelto a pedir a Iglesias que cree ya un equipo para negociar la participación de su partido en el Gobierno y un acuerdo programático.

«No se trata de vetos, la participación se negocia», ha remarcado la dirigente socialista, que ha pedido «mesura» a Podemos en sus reacciones y ha hecho suyas las palabras de ayer de Sánchez sobre que Iglesias no puede formar parte del Consejo de Ministros.

Ha garantizado que el rechazo a Iglesias no se debe a una cuestión personal, sino a que es el líder de un partido y de que «no puede haber dos almas, dos voces» distintas dentro de un gobierno. «Son hechos, no es lo mismo que una declaración la haga una ministra de Vivienda o que la haga un vicepresidente del Gobierno poniendo en cuestión la calidad de la democracia en nuestro país», ha advertido.

Montero se descarta, por ahora

La respuesta de Montero a la propuesta de Lastra llegó también a través de la ondas, en este juego de PSOE y Podemos de comunicarse en los medios. «El veto a Pablo Iglesias se extiende a Unidas Podemos». Lastra asegura que los socialistas no quieren a ningún dirigente de su formación en el Gobierno, sino perfiles técnicos: «No sé cuántas carreras o cuántos másteres cree que se tienen que tener para entrar en el Gobierno». En referencia a la consulta a la militancia, la portavoz parlamentaria ha asegurado que los inscritos han dicho «con rotundidad» que quieren un gobierno de coalición sin vetos que se ha mostrado convencida que «se producirá» aunque haya que esperar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Celaá no descarta a Irene Montero en el Gobierno: salvo Iglesias, «todo lo demás es un escenario abierto»