Villarejo intenta suspender sin éxito su primer juicio como principal acusado

Miguel A. Alfonso MADRID / COLPISA

ESPAÑA

El ahora comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional
El ahora comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su llegada a la Audiencia Nacional Alberto Ortega | Europa Press

La Audiencia Nacional rechaza la petición de indefensión de las defensas de varios de los imputados, incluida la del comisario jubilado

13 oct 2021 . Actualizado a las 20:06 h.

Cuatro años después de su detención, el comisario jubilado José Manuel Villarejo se enfrenta desde este miércoles a su primer gran juicio como principal acusado en la Audiencia Nacional. Presente en las grandes causas judiciales más mediáticas de los últimos años, el policía retirado ahora se sienta como protagonista de la macrocausa que trata de dilucidar la legalidad de sus actividades paralelas de espionaje mientras estaba en activo. El órgano juzga a la vez las piezas separadas conocidas como Pintor, Iron y Land, por las que la Fiscalía pide que sea condenado a 109 años de cárcel, multas que superarían los 950.000 euros -a las que habría que sumar las indemnizaciones de las que respondería solidariamente junto a las otras personas que resultaran condenadas-, así como inhabilitaciones para ejercer cargo y empleo público y para el sufragio pasivo.

Y ya antes de que se iniciara el juicio ha perdido su primera batalla. El abogado de Villarejo, Antonio José García Cabrera, y otros letrados defensores pidieron, sin éxito, la suspensión del proceso alegando que el rollo de sala no estaba digitalizado ya que de forma «extemporánea» se ha unido a la causa un informe policial que analiza las anotaciones que hay en cuadernos manuscritos sobre las piezas separadas.

García Cabrera también pidió más tiempo no solo para tener acceso a ese informe elaborado por la Unidad de Asuntos Internos, sino también a las agendas originales, denunciando que el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, solo les permitió consultarlas durante la fase de investigación.