¿Quién dijo que el café no es para el verano?

El calor cambia los hábitos, y podría parecer que el café es más cosa del invierno. No es cierto: tomarlo con hielo es una alternativa que no desvirtúa sus propiedades, aunque también existen ya nuevas opciones, como el «cold brew», un café que se hace con agua fría y se puede mezclar con tónica ¡o incluso con cerveza!

.

El café también es para el verano. Aunque se empeñen en decir que tomarlo con hielo es una aberración que destruye sus propiedades. El truco está en saber hacerlo, o pedirlo. Nacho Gómez, de Siboney, asegura que los cafés con hielo en esta época en sus establecimientos se multiplican por diez. «Por las mañanas aún se toma caliente -explica-, pero por la tarde apetece algo más fresquito y la gente va al café con hielo, porque realmente no quieren renunciar a tomarse un café, pero buscan algo más refrescante». También explica cuáles son los principales errores que cometemos al pedir un café con hielo. «El problema es que normalmente el café con hielo se hace mal. Porque si tu nunca tomas café solo y de repente lo tomas con hielo, cuando se lo echas es inevitable que se derrita. Entonces el café se agua y al final es como si estuvieras tomando un café de filtro en vez de un café expreso. Es como un café de filtro frío».

Por eso recomienda pedir un expresso doble con hielo, «porque así queda un café perfecto que sigue estando intenso pero está frío».

Pero el café con hielo no es la única alternativa para combatir el calor. En Siboney tienen una máquina para hacer cold brew, que elabora café en frío y logra que mantenga todas sus propiedades. «Hay que tener en cuenta -añade Nacho Gómez-, que el agua fría no arrastra los solubles igual que el agua caliente, y para compensar la falta de intensidad lo que hace la máquina es que el agua esté mucho tiempo en contacto con el café. De hecho tarda diez horas en hacerlo, con un sistema de goteo mediante el cual el café va cayendo, gota a gota, en unos frascos de cristal que luego se conservan durante días en la nevera».

¿Y para endulzarlo? La solución está en el azúcar líquido, que se sirve en una jarrita aparte. Con esta cafetera se consigue un café frío pero de perfil muy intenso : que «realmente sabe como si fuera un licor café pero sin alcohol». Además, el cold brew permite otras combinaciones: si se combina con tónica se convierte en un coffee and tonic y si lo mezclas con cerveza puedes probar una cerveza de café que, además, aseguran, «no deja sabor amargo».

Y en el futuro (está en pruebas) esperan poder ofrecer al público el nitrocoffee, un café que se tira como si fuera una cerveza estilo Guinness con nitrógeno y sale con una cremosidad especial.

El verano es la época perfecta para probar otras formas de tomar café. En Cafés Siboney tienen una máquina especial para preparar el «cold brew», un café que se prepara con agua fría y que se puede combinar con tónica o con cerveza para convertirse en una bebida refrescante.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Quién dijo que el café no es para el verano?