Una casa de comidas a pie de playa

.

Cuando hace 52 años la madre de Marisol Rodríguez abrió su pequeño local hostelero en la playa de Reinante, ya nació con la vocación de ser una casa de comidas. «Ella ofrecía tortilla, unos bistecs o bocadillos, pero nadie salía sin comer, porque ella tenía pasión por la cocina -explica Marisol- y yo, como tenía pasión por mi madre, continué con el negocio, casi por obligación. Todo lo que sé de cocina lo aprendí de ella y de los grandes profesionales de los que me rodeé. En La Yenka, digo siempre, en realidad no hay cocineros, hay guisandeiros que saben preparar aquellos platos de la cocina tradicional que tanto me gustan a mí y, como estoy comprobando, también a mis clientes».

Por eso en este restaurante es recomendable pedir estos menús. «Hacemos la ternera asada como la de mi madre, el caldo de nabizas con grelos de Abadín, las habas con almejas. Es decir, gran variedad de platos, para cumplir todos los gustos». Y no nos olvidamos de la plancha con los mejores pescados de la costa lucense: lubinas, merluza de Burela, bonito, sanmartiño, mero y todos los días algo de pescado menudo, como bocarte o chícharo, «según lo que encuentre». Tiene un menú del día de 12,50 euros por semana y 15 los domingos, con nueve primeros y otros tantos segundos. La bodega es amplia y de calidad. Aparcamiento y comidas especiales. En fin, comer en la Yenka, es siempre una grata sorpresa culinaria.

Votación
13 votos
Comentarios

Una casa de comidas a pie de playa