Ducati: rojas de purasangre

La historia de Ducati la hace reconocible como la marca deportiva por excelencia, no en vano son vecinos de Ferrari, que significa lo mismo en coches. Aquí tenemos tres pinceladas del carácter Ducati, con la Panigale V4, la Streetfighter y la increible SuperleggeraV4.


Para empezar con la más digerible de las tres vamos a hablar de la menos beligerante Streetfighter V4, que sin embargo es la naked más brutal del mercado. Si cogemos una Panigale, la desnudamos de carenados y le colocamos un manillar alto, tendremos una Streetfighter, así que tampoco se crean que el bicho es muy manso. Lo que deja al descubierto son sus encantos en forma de bastidor Front Frame y su motor Desmosedici Stradale con 208 caballos, que en este caso ha modificado su mapping para entregar la potencia un poco más suave.

El precio de la criatura ronda los 25.000 euros.

PANIGALE, LA REINA DE LA PISTA

Pero si lo se quiere bailar con la más bella, su pareja de baile tiene que ser la Ducati Panigale V4 o V4 S. Ha conseguido mejorar, todavía más, a su predecesora y sobre todo ha logrado más suavidad en sus reacciones para no tener que ser un Dovizioso para domarla. Uno de los secretos para que sea más dócil son sus alerones laterales que consiguen sensación de adherencia, lo mismo que un carenado más ancho para lograr mejorar la aerodinámica. Hablamos de velocidades por encima de los 250 km/h, claro. Su motor proporciona 214 caballos y se dosifica desde tres programas de conducción, para conseguir reacciones más suaves. Ni que decir tiene que las suspensiones, firmadas por Showa la delantera y por Ohlins la trasera, son dignas de una moto de competición, lo mismo que sus frenos Brembo.

Los precios que anuncia Ducati son de 26.190 euros en el caso de la V4, mientras que la versión V4 S pasará de los 30.000 euros.

Superleggera V4: de la competición a la carretera

El pasado mes de junio salió de la cadena de producción de Borgo Panigale en Bolonia la primera Ducati Superleggera V4, fabricada en una serie limitada y numerada de 500 unidades y que se ha convertido en la primera moto del mundo homologada para su uso en carretera, pero que dispone de un chasis, basculante y llantas de fibra de carbono.Dicho de otra manera, una auténtica moto de competición llevada a la calle.

Una de estas exclusivas unidades ha sido vendida en el concesionario Moto Brave que la marca Ducati tiene en Vigo.

La exclusividad de esta motocicleta va más allá de sus 234 caballos para 152 kilos de peso, e incluso de su precio estratosférico de 115.000 euros. Sus propietarios, además de conseguir una joya exclusiva que se revalorizará desde el minuto uno, gozarán de la Experience SBK, que les permitirá pilotar en el circuito de Mugello la Ducati Panigale V4 oficial del Mundial de Superbikes. Treinta de estos propietarios también podrán llevar la Desmosedici de Moto GP que este año pilotó Dovizioso. Toda una experiencia de inmersión en las carreras.

Y es que la Superleggera es la moto más brutal que se puede matricular en todo el mundo para andar por la calle. La producción en carbono, con numerosas piezas de titanio y magnesio, hanconseguido rebajar su peso a solo 152 kilos, 16 menos que la Panigale. Es una moto que en manos del probador de Ducati se quedó a menos de dos segundos en el tiempo por vuelta al circuito de Mugello respecto a la Panigale Superbike de Pirro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Ducati: rojas de purasangre