¿Pero aún me puedo comprar un diésel?

Esa es la pregunta que se hacen muchos gallegos a la hora de adquirir un coche nuevo en esta época en la que el diésel parece estar maldito. Y lo cierto es que la respuesta es que no solo se lo pueden comprar, sino que es lo más aconsejable si van a hacer muchos kilómetros con él.


Un automóvil moderno con motor diésel no contamina más que uno de gasolina, mientras que sus cifras de consumo y de autonomía no tienen parangón con ninguna otra motorización, ya sea de gasolina o híbrida. 

Por tanto, para los rodadores, los que hacen miles de kilómetros por carretera cada año, es la única opción lógica posible. 

Para aquellos que no son amantes de los diésel (ruido y tosquedad de algunos motores) y que no les importa un consumo más alto, la posibilidad de los coches de gasolina también es buena. 

Algunos se preguntan por las bondades de los coches híbridos, ya sean enchufables o no, y aquí hay que decir que estos vehículos no expresan sus mejores virtudes en carretera. Hacer kilómetros no es lo suyo, pues sus baterías no duran más allá de los primeros sesenta kilómetros y a partir de ahí se mueven con motores de gasolina (algunos con híbridos diésel) y tienen que soportar el mayor peso de esas baterías y por tanto es mayor el consumo. Otro inconveniente de los híbridos por carretera es que sus depósitos, generalmente, son más pequeños al tener que dejar sitio para las baterías, y eso obliga a tener que repostar en rangos de 400 o 450 kilómetros máximo. Es decir, de A Coruña a Madrid, por ejemplo, no se puede ir del tirón, como en un diésel. 

Otra cosa es que usted haga trayectos cortos por carretera, de cercanías, o compatibilizándolos con recorridos urbanos. En este terreno los híbridos o híbridos enchufables son imbatibles en consumo. Como vemos en el cuadro estadístico que figura en esta página, el crecimiento de las ventas de este tipo de motores en el último año ha sido espectacular, porque la oferta de modelos ha crecido exponencialmente en todas las marcas. 

Los coches eléctricos en Galicia, todavía son minoría. De hecho, su uso se justifica más en vehículos de empresa, o de reparto, en distancias cortas por su limitada autonomía.

Tecnología que crea confusión

L os concesionarios gallegos están inmersos en la galopante electrificación a la que se ha visto abocada la automoción europea para cumplir los objetivos de CO2. Eso significa que en la mayoría de modelos nuevos aparecen versiones híbridas, híbridas enchufables, micro híbridas y eléctricas, por no hablar de los coches de GLP o GNC, las alternativas híbridas de gas. Lo explica así Jacobo Ramos, gerente de Fiateira Motor: «El mercado ofrece cada vez más posibilidades a los clientes y lo importante es la capacidad de los asesores comerciales de conocer las necesidades del cliente para poder orientarle sobre lo que necesita». 

Esto sucede ahora, cuando hace tan solo cinco años el 80 % de los clientes que entraban en un concesionario gallego ya llevaban claro que se iban a comprar un diésel. 

Como vemos en el cuadro estadístico, un 22,5 % de los españoles que compraron coche el año pasado se decantó por alguna de las motorizaciones eléctricas, ya sean híbridos, enchufables o de gas. Apenas un 5 % menos de los que lo hicieron por un diésel. Y es que el mercado ha dado un vuelco, pese a que a veces estas compras se hacen sin saber si realmente compramos lo que nos hace falta. Es lógico, porque las motorizaciones híbridas ya tienen tres variantes (híbridos puros, enchufables y de 48V o microhíbridos), amén de los eléctricos, que son otra tecnología. Y además hay motores híbridos de gas (GLP y GNC) que funcionan con gasolina y con el gas. Y pronto vendrá una nueva tecnología como es la de motores de hidrógeno, que son motores eléctricos alimentados por este combustible, sin necesidad de enchufarse para recargar. 

Una nueva era que sume a los clientes en la confusión, porque ni las ventajas de unos son tan evidentes ni los defectos de los tradicionales diésel tan graves. El peor coche sigue siendo el que tiene más de quince años de antigüedad, por falta de seguridad y potencial de contaminación.

Para pensárselo

Híbrido / Híbrido enchufable / gas

A FAVOR

- Menos emisiones, suavidad y silencio

- Mejores consumos en ciudad

EN CONTRA

- Autonomía (excepto los de gas)

- Consumos altos en carretera (híbridos y enchufables)

Diésel

A FAVOR

- Bajo consumo, gran autonomía

- Buena respuesta de sus motores (par motor)

EN CONTRA

- Ruido, mayor mantenimiento

- Más caros (sobre los gasolina), depreciación futura

Gasolina

A FAVOR

- Sensaciones de conducción, prestaciones y suavidad

- Precios mas económicos

EN CONTRA

- Consumos más altos en carretera (sobre los diésel)

- Emisiones (sobre los híbridos)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

¿Pero aún me puedo comprar un diésel?