El agua de mar, como un caldo

Este verano ya es posible darse un chapuzón en las playas de la zona a 21 grados, un valor inusualmente alto

.
M. García icía R.
Ferrol

El agua del mar está este verano como un caldo. Zambullirse en el mar estos días, lejos de ser un sufrimiento, permite permanecer dentro del agua varios minutos. Y es que la temperatura de las playas de la zona ha superado los 20 grados en varias jornadas. Se trata de valores inusualmente altos.

Los arenales de interior son los que tienen el agua más calentita, ya que no están tan expuestos a las corrientes marinas, que son las que introducen el agua de mar abierto, que está más fría. El pasado viernes la playa de la Magdalena de Cabanas era la que ostentaba el récord en temperatura del agua, con hasta 22 grados en sus aguas. «Normalmente está helada, te vas metiendo y notas como si se te congelaran las piernas», cuenta María Menaya, que lleva veraneando en Cabanas desde los 3 años. «Pero este año las veces que me bañé la noté más caliente», matiza.

A esta playa la siguen de cerca Caranza, la urbana de Ares y Redes con 21 grados.

Aunque con aguas más frescas, debido a que son arenales de mar abierto, A Frouxeira y Pantín, en Valdoviño, han alcanzado estos días los 18 y 17 grados, respectivamente, uno o dos grados más de su temperatura habitual. «Yo llevo toda la vida viniendo a esta playa, y este año se nota más caliente», cuenta desde la orilla del arenal de A Frouxeira Dolores Aradas. En cambio, la madrileña Pilar Navarro reconoce que sigue estando fría, aunque ella lo prefiere así. «Esto es una maravilla, mucho mejor que en el Mediterráneo», asegura. Pese a que la temperatura es más alta, las hay que todavía no se atreven a meterse: «solo me mojé los pies porque todavía está muy fría», cuenta Isabel Conde.

También en Doniños la temperatura del agua subió hasta los 16 grados, uno o dos por encima de lo usual. Alfredo Álvarez e Isabel Reboredo van todos los días hasta el arenal. «Hay zonas en las que no se nota tanto, pero en general este año está mejor», apuntan. Margarita Carballeda coincide con ellos y añade que «por lo menos no sientes que te corta la circulación».

En cambio, los surfistas Sofía Holzner y Ron Duschl salían del agua porque «está helada», aunque admitían que durante toda la semana la temperatura había sido buena.

En la costa ferrolana, la más gélida este verano es San Xurxo, con 16 grados.

Votación
4 votos
Comentarios

El agua de mar, como un caldo