«Acabé el libro y me sentí huérfana»

Teresa Cameselle, que reedita «La hija del cónsul», acaba de leer la antología de poemas y vida de Gloria Fuertes en Blackie Books. «Es una lectura perfecta», dice

.

De niña, como toda hija de EGB, conoció a Gloria por la tele. Tras la cometa blanca volaban sus meriendas. Hoy, Teresa Cameselle (Mugardos, 1969) se queda con el Poema de la M, con ese «Manolo mío» que Gloria Fuertes escribió a su primer novio, que le arrebató la guerra. Cameselle ha presentado en Madrid la reedición de la novela La hija del cónsul (HarperCollins) y prepara sorpresa, salto de género, una novela histórica. «Soy prosista cien por cien, pero siempre he estado rodeada de poesía». Recordamos las tardes egeberas con Un globo, dos globos, tres globos.

-¿Ya le gustaba entonces? Había quien sentía rechazo hacia ella, hacia su personaje de la tele.

-A mí me gustaba mucho. Tenías esa idea de Gloria como poeta infantil, con su voz cascada, tan especial, tan expresiva... Y siempre me he acordado de ella, pero en el momento en que vi anunciada la antología de Blackie Books me di cuenta de que la había olvidado. Por completo. De que no estaba presente en nuestras vidas.

-¿Qué ofrece el libro de Blackie?

-Me parece maravilloso. Al principio hay una frase, un verso de Gloria, que dice: «Esto no es un libro, es una mujer». Este libro es eso, te acerca tanto a ella que parece que la tienes al lado cuando lees. Yo no soy de leer mucha biografía, pero aquí lo que se hace es una biografía a base de anécdotas combinada con los poemas de Gloria Fuertes.

-¿Hila todo bien?

-¡Es una lectura perfecta! Descubre muchas cosas sobre una poeta que fue mucho más que una autora infantil. Ahora pienso... ¿por qué hemos olvidado a Gloria?

-«Nos la olvidaron» quizá. Varios libros que celebran sus cien años advierten que con su obra infantil se ha desplazado el foco de una obra mayor dura y molesta.

-Claro. De hecho, sus primeros libros para adultos los publicó en Venezuela, porque en España era impensable. Las cosas que escribe Gloria son tan directas, tan fáciles de entender, y a la vez tan profundas, que incomodan. En su momento fue reconocida y muy popular, pero tenía que ocultar esa otra faceta que sus compañeros sí conocían...

-Huérfana, popular, feminista, laísta, implacable. No es una poeta al uso, no tenía las cualidades que exhibía en un autor de culto...

-No, para nada. Era muy cercana, diferente. Yo acabo de descubrir a la otra Gloria y quiero leer y saber más. Porque tengo esa sensación de estar conociéndola. Cuando acabé el libro de Blackie Books, puse un tuit que decía: «He acabado el libro, me siento un poco huérfana».

Votación
4 votos
Comentarios

«Acabé el libro y me sentí huérfana»