Una aventura que ya suma 20.000 botellas al año

Laura Lorenzo es una joven alaricana que en el 2004 comenzó a trabajar en una bodega de las Tierras del Bibei y pronto se dio cuenta que no había relevo generacional, por lo que la riqueza de las viñas abandonadas se estaba perdiendo. Así que montó su propia bodega

.

Yeste fue el origen de Daterra Viticultores, una bodega que lleva con su pareja Álvaro Domínguez, en la que elaboran alrededor de 20.000 botellas de vinos blancos y tintos, con las uvas de 25 parcelas que compraron o alquilaron y que los propietarios tenían para autoconsumo o abandonadas. «Me llamó la atención el gran potencial que tenían estas tierras para conseguir buenos vinos -explica Laura- y me lancé a emprender esta aventura que nos está dado muchas satisfacciones. Tenemos en total 4 hectáreas, pero de pagos diferentes entre ellos, situados en laderas y en las que están mezcladas las variedades blancas y tintas. Esto nos da muchas posibilidades para elaborar vinos realmente únicos. Las principales variedades blancas son Godello, Dona Blanca, Colgadeira y Palomino. Entre las tintas hay que destacar Mencía, Mouretón, Garnacha Tintorera, Gran Negro y Merenzao. Todas las vinificamos por separado». Las marcas que comercializa esta bodega son: Alto de Olaia, Azos da Vila, Azos do Pobo (Soutipedre), Casas de Enriba, Erea, Gavela y Portela do Vento. «Daterra viticultores -añade Laura- debe su nombre a un buen número de hombres y mujeres que han cultivado las viñas durante toda su vida en estas Terras do Bibei»,

En la elaboración de estos vinos se utilizan barricas de castaño y roble francés.

Los viñedos están en laderas de grandes pendientes y frecuentemente en terrazas o bancales, dedicados al

cultivo de la vid, rodeadas de viejas encinas, alcornoques olivos, castaños y robles. Es un enclave con influencia climática atlántica, y microclimas diferenciados.

La cantidad de uva por planta, raramente llega a exceder 1 kg, debido a la elevada edad de las plantas y la dureza del terreno, ya que suelen ser tierras muy pobres de ladera, en las que predomina el granito.

Votación
3 votos
Comentarios

Una aventura que ya suma 20.000 botellas al año