«Solo pido el beneficio de la duda»

El hispano brasileño quiere ser profeta en su tierra, en un club que «lo tiene todo para poder triunfar»

.

SANTIAGO / LA VOZ

Fabiano Soares Pessoa (Río de Janeiro, Brasil, 1966) es el nuevo entrenador del Atlético Paranaense, conjunto de la máxima categoría del fútbol brasileño, de la ciudad de Curitiba, en el estado de Paraná. El equipo, que juega en el estadio Arena da Baixada, es conocido como Furacão (Huracán), apodo que viene de la década de los 50. El técnico hispano brasileño, que vive en Galicia desde 1989, salió muy joven de Brasil, tras jugar en el Botafogo, Cruzeiro y San José. Llegó a la liga española para firmar con el Celta, camiseta que defendió durante tres cursos en más de un centenar de encuentros. Cambió Vigo por Santiago y en el Compos de Primera y Segunda División fue la estrella, el motor y el cerebro durante una década. Jugó más de 350 partidos con el Compos de José María Caneda y se retiró en el Racing de Ferrol. Como entrenador, estuvo en el Compostela, Bergantiños, Estradense y, en las últimas campañas, en el Estoril Praia de la Primera División portuguesa.

?¿Cómo son los primeros días en su nueva casa?

?Me tratan como un rey, realmente es impresionante. Llegué a un gran club, con unas instalaciones y una infraestructura al alcance de muy pocos, de un Real Madrid o de un Manchester United. Estoy realmente asombrado con todo lo que hay aquí y con la profesionalidad con la que se trabaja. Todo está estudiado al milímetro. No falta de nada. Jugadores y entrenadores estamos desde la mañana a la noche con la máxima atención que se requiere en un deporte profesional. Y qué puedo decir de las instalaciones... Me quedé con la boca abierta, de verdad. Cuenta con un centro deportivo entre los cinco más innovadores del mundo y un estadio de los más modernos de América. Tenemos un gimnasio para trabajar de lo más moderno que he visto nunca, con toda la última tecnología que te puedas imaginar. El Atlético Paranaense lo tiene todo para poder triunfar aquí.

?¿Cómo llegó al Paranaense?

?Tenía otras ofertas. Incluso estaba estudiando la posibilidad de ir a la India. Tenía inicialmente una reunión en Dubái, para firmar y para historias de las vacunas y demás papeleo. Luego, cambiaron la cita y quedamos en Londres, justo cuando recibí la llamada del Atlético Paranaense. Me enviaron el billete de avión, dejé lo de la India y al día siguiente ya estaba aquí en Brasil. Fue todo muy rápido.

?Para el fútbol brasileño, usted es un técnico desconocido, ¿no?

?Claro, me fui muy joven de aquí y mi carrera como futbolista y entrenador fue en España y en los últimos años en Portugal. Sé que en Brasil no me conocen, pero solo les pido el beneficio de la duda, que me dejen trabajar y seguro que al final todos estaremos contentos. Solo quiero que me den un poquito de tiempo para que puedan conocer realmente mis capacidades y mi forma de trabajar.

?¿Cree usted que la afición rubro-negra tendrá paciencia?

?La afición es muy exigente, quiere buenos resultados, como en todos los sitios. Pero hay que ir poco a poco, pues llegar así a un equipo que está mal en la clasificación no es fácil. El Atlético Paranaense está cerca de la cola, perdió 4-0 en la ida de la Copa de Brasil contra el Gremio y 2-3 en la ida de los octavos de final de la Libertadores ante el Santos. Remontar en la Copa Libertadores sería para nosotros algo así como una bombona de oxígeno para poder trabajar más tranquilo y para que la torcida empiece a confiar más en mi trabajo y en el equipo.

Votación
2 votos

«Solo pido el beneficio de la duda»