La mayor oferta de locales comerciales no logra tirar de los alquileres a la baja

La presión de los precios en las calles céntricas compensa el efecto del cierre de negocios


Redacción / La Voz

La crisis del pequeño comercio, incapaz de hacer frente a los gigantes del negocio on-line como Amazon, ha provocado una sangría de cierres que ha dejado vacíos centenares de bajos comerciales en los últimos meses. Solo desde octubre, la oferta de locales en alquiler en las siete grandes ciudades gallegas ha crecido casi un 25 %, según los datos de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias, que publica un estudio con los datos recopilados por sus firmas asociadas.

Se trata, según el presidente de esa patronal, Benito Iglesias, de la tercera oleada de cierres que se produce en Galicia en los últimos años, tras la experimentada en los momentos más duros de la crisis económica (entre el 2011 y el 2013) que trajo aparejada la reestructuración del sector bancario, donde las fusiones provocaron clausuras de sucursales en casi todos los municipios de la comunidad.

Y sin embargo, pese a esa mayor oferta, los precios de los arrendamientos no solo no se contienen, sino que, con carácter general, crecen en todas las ciudades (con Lugo como única excepción). El mayor incremento se produce en Santiago, donde el coste medio del metro cuadrado aumenta un 9 %. Le siguen Vigo, Pontevedra y A Coruña, con subidas por encima del 6 %, Ourense (5 %) y Ferrol, con un tímido 2 %. La otra cara de la moneda se da en Lugo, donde el precio medio desciende, siempre según los datos de las inmobiliarias, más de un 25 %.

Dos factores lo explican

Iglesias atribuye esa aparente paradoja (un incremento de precios en un contexto de mayor oferta) a dos factores. Por un lado, a los altos alquileres que se pagan en las calles más céntricas, aquellas que, ocupadas por las grandes cadenas de moda, no solo no sufren la tendencia general, sino que obligan a hacer un esfuerzo económico mayor a los comerciantes que quieran instalarse en ellas (si es que tienen suerte y dan con un local libre). Un buen ejemplo es lo que ocurre en la viguesa calle Príncipe, donde el metro cuadrado de bajo comercial se paga a 42 euros al mes de media, el valor más alto, según las inmobiliarias. Esa inflación en las zonas más céntricas compensa la rebaja en el resto de los barrios, que podría ser mayor si, como explica Iglesias, no hubiese una gran resistencia por parte de los propietarios a asumir una devaluación de sus locales. «Lo normal, si no consigues alquilarlo, es hacer una pequeña rebaja, pero hay gente que no lo asume y prefiere tener el bajo uno o dos años vacío, aunque les recordemos que durante ese tiempo van a tener que seguir pagando la comunidad o el IBI». Gastos que, junto a consumos básicos, pueden elevar el coste medio de un local a los 3.000 euros al año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La mayor oferta de locales comerciales no logra tirar de los alquileres a la baja