Terras Gauda se alía en Estados Unidos con la segunda bodega familiar más grande del mundo

El grupo vitivinícola gallego duplicará sus ventas en los próximos años con este acuerdo


redacción / la voz

«El peso de nuestras carteras va a cambiar. Nuestro objetivo industrial es doblar las ventas, desde las 6.000 cajas actuales hasta 12.000 o 14.000 en los próximos años». Enrique Costa, director general de Terras Gauda, no ocultaba este jueves su satisfacción al anunciar la firma de la alianza con uno de los principales importadores de vinos premium de Estados Unidos, Trinchero Family Estates. Se trata de una saga familiar de origen italiano que se asentó en el valle de Napa -reconocido por su potente industria del vino en California y que sirvió de escenario para la legendaria serie televisiva Falcon Crest- a mediados del siglo pasado.

 La bodega gallega avanza así en un proceso de expansión que la hará crecer en los mercados exteriores y elevará el porcentaje de su negocio exterior muy por encima 34 % que cosecha ahora en otros países con sus distintas variedades de caldos: los albariños gallegos, los mencía de El Bierzo o los caldos de La Rioja.

La alianza con el importador norteamericano le permitirá incorporar las referencias de Terras Gauda a las más de 50 marcas internacionales con las que trabaja Trinchero Family Estates que comercializa 20 millones de cajas cada año y cuenta con una plantilla de 1.000 trabajadores.

Hace un año

El acuerdo comenzó a forjarse hace algo más de un año, recuerda Costa, cuando representantes del grupo norteamericano viajaron a España y visitaron bodegas que se ajustasen a las características del grupo. Y Terras Gauda estaba entre ellas. Su condición de empresa familiar que comparte la filosofía de elaborar vinos únicos y diferenciados propició la unión. La operación comenzará a materializarse en unos días, pues en marzo empezarán ya a comercializarse los vinos de Terras Gauda y Quinta Sardonia. Posteriormente, se incorporarán los caldos de Bodegas Pittacum y Heraclio Alfaro.

Y son precisamente estas variedades las que están llamadas a crecer, reconoce el director general. La capacidad de crecimiento de Quinta Sardonia «es enorme» tanto como la de las bodegas Heraclio Alfaro en La Rioja, las últimas que se han incorporado al grupo, hace escasamente un año. Para sus cosechas, la dirección de la compañía vitivinícola prevé una progresión exponencial. En los próximos cuatro años, la bodega estará en condiciones de poner al alcance del consumidor un millón de botellas de vino.

La entrada en el mercado norteamericano marca un punto de inflexión en el negocio de Terras Gauda, pero no se conforman. Sus metas pasan por ampliar su peso en China, «un mercado al que hay que seguir y en el que hay que estar», reconoce Enrique Costa. Sobre todo porque está en desarrollo. «La cultura del vino todavía no está del todo implantada, pero cuando se asiente, hablamos de unas expectativas de negocio dirigidas a 400 o 500 millones de personas que configuran la clase media de ese país». De momento, en China ganan los caldos franceses e italianos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Terras Gauda se alía en Estados Unidos con la segunda bodega familiar más grande del mundo