El presidente del Celta se embarca en el negocio de la construcción aeronáutica

El grupo de Mouriño participa en dos sociedades gallegas proveedoras de Airbus


Vigo

A la espera de que el Real Club Celta de Vigo remonte el vuelo, el empresario presidente de equipo de fútbol, Carlos Mouriño, se vuelca en los negocios, entre los que figura una nueva apuesta por la industria de la construcción aeronáutica.

A través de la sociedad Inverhismex, el directivo del Celta participa en Utingal, empresa proveedora de componentes aeronáuticos con sede en Tui. El directivo cuenta con un porcentaje del 45 % en la empresa que, en los últimos dos años ha lanzado dos ampliaciones de capital para ganar capacidad de producción. Y a través de Utingal, Mouriño es accionista también de Udega (Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica), en la que participa con un 17 %.

Utingal, que cerró el 2018 con más de 6 millones de euros de facturación (el doble que hace dos años); y ha incrementado su plantilla hasta lo 70 efectivos, la mayoría de ellos ingenieros, es una apuesta asegura. Actualmente fabrica piezas o utillaje para los modelos de Airbus A400M (avión militar), A320, A350 y A330; los Embraer KC390 J170 y J190 y el B787 de Boeing; en muchos de estos proyectos, como proveedor subcontratado de la pujante empresa aeronáutica Delta Vigo.

Paralelamente a su apuesta por el negocio aeronáutico, Carlos Mouriño sigue reforzando su actividad en materia de estaciones de servicio en México, que hasta la liberalización del mercado energético explotaba bajo la marca de la petrolera Pemex.

El presidente del Celta, a través de su principal sociedad, Corporación Ges (Grupo Energético del Sureste), se anticipó al final del monopolio de Pemex liderando la creación, junto con varios socios, de una franquicia propia de estaciones de servicio. Comenzó a extender su red por el sur del país en el año 2016 con 26 establecimientos bajo la marca La Gas (nombre con el que popularmente los mexicanos denominan a las gasolineras). En estos momentos, cuenta con casi un centenar de surtidores por todo el país. 

Diversificación en Galicia

La pujanza empresarial de Carlos Mouriño en México, y su estrategia de reforzar sus negocios en ese país, al que emigró en 1978 y en donde consiguió levantar un verdadero emporio, contrasta con el proceso de diversificación que está llevando a cabo en Galicia, su lugar de origen (nació en Vigo, en 1943) durante los últimos años, en los que se han sucedido distintas operaciones de compraventa de participaciones en distintos sectores industriales, localizados todos ellos en el área de Vigo, pero sin arriesgar grandes sumas económicas.

En el año 2015, el dueño del Celta firmó con la multinacional china CITS un acuerdo de transacción de acciones del club de fútbol vigués, que se cerró con la venta de la sociedad al holding asiático.

Poco después el empresario se deshizo de Mugatra (Mutua Gallega de Prevención), de la que era socio a través de Inversiones Montalais. Pero, por otra parte, a finales del 2018, a través de Inverhismex se hizo con el 100 % de la empresa Molduras del Noroeste, una empresa de Cambre (A Coruña) especializada en revestimientos de madera que encaja en su otra gran apuesta, el negocio inmobiliario.

Utingal fabrica utillaje para una decena de modelos de Airbus, Embraer y Boeing

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El presidente del Celta se embarca en el negocio de la construcción aeronáutica