Un trabajador sanitario: «Me han hecho 270 contratos en cinco años, incluso dos en un mismo día»

Médicos y enfermeros de las listas de selección temporal del Sergas reclaman mayor estabilidad laboral

.

Santiago / La Voz

Hasta 60.000 personas están inscritas en las listas temporales del Sergas. Casi 18.000 han pedido una suspensión temporal para que no los llamen y otros 14.000 trabajan habitualmente. Pero no siempre lo hacen en las mejores condiciones. Aunque la Xunta acaba de firmar un plan de estabilidad para crear más de 800 interinidades, son muchos los trabajadores que viven pendientes de una llamada, cambiando de centro cada semana o acumulando veinte días seguidos de trabajo sin descanso. Como dice F., un médico de familia, «nos conformamos con que nos traten bien».

Una enfermera

«Te llaman para 4 horas y no hay opción, aunque tu hijo esté enfermo»

Terminó Enfermería, se fue a Madrid y volvió a Galicia. Trabaja días sueltos, de lunes a viernes, y vuelven a contratarla el lunes siguiente para ahorrarse el fin de semana, y sin derecho a descanso. Esta enfermera lleva 12 años en las listas del Sergas. Su contrato de mayor duración fue de diez meses, y el más corto, de horas: «Dos, cuatro horas, sin opción a decir que no, aunque tu hijo esté enfermo». No cree que las cosas hayan mejorado. Tiene un cajón lleno de contratos de su vida laboral. Trabaja en centros de salud y hospitales, en cualquier especialidad. Dice que las compañeras que están fijas están quemadas de que cada día les manden a una persona diferente «y tengan que explicarle el trabajo». Hace poco la llamaron para el servicio de diálisis porque la lista en la que están los enfermeros de esta especialidad se acabó. «Y preferí coger un contrato de un día que ese, porque no sabía qué hacer allí», asegura.

un médico del chus

«Trabajo como si fuese indefinido, pero firmo contratos cada tres meses»

Es médico de atención especializada en el CHUS. Trabaja de forma continuada desde hace más de tres años en el mismo puesto, bajo contratos denominados de acúmulo de tareas, pero debe firmar cada tres meses uno nuevo. Cuando se le pregunta por qué no le hacen un contrato más estable no encuentra una respuesta lógica: «En su momento hasta los había mensuales». En la práctica funciona como si estuviese fijo. Planifica sus vacaciones a lo largo del año al igual que otros compañeros. «Funciono como si fuese indefinido, pero firmo cada tres meses y, aunque planifico las vacaciones, no son oficiales hasta que firmo el contrato». Sobre el futuro, cree que las sentencias europeas que consideran fraudulentos los contratos encadenados durante años ayudarán a crear más interinidades y a estabilizar contratos.

Un enfermero que se fue

«Te llaman a las ocho para entrar a las ocho»

Se apuntó a las listas en el 2008 y tuvo contratos de días o semanas, y de un mes o dos como máximo. «Te llaman a las ocho para entrar a las ocho», cuenta este enfermero, que acabó marchándose hace un año y medio: «Es tal el estrés que acabé teniendo problemas de ansiedad y por ese motivo me fui de Galicia». Ahora trabaja en un sistema público de otra comunidad con contratos de seis meses: «Por primera vez he podido organizar mis vacaciones». Desde el 2008 acumuló algo más de mil contratos. «La situación empeoró con la crisis, con contratos de días sueltos e incluso de horas», dice.

un médico de familia

«A una compañera le dijeron que dejase a su hijo con un vecino»

Es médico de familia y acabó la residencia en el año 2012. «Tengo 270 contratos en cinco años, desde el 2012 hasta hoy, hasta tengo dos contratos en un mismo día porque me llamaron por la mañana y de nuevo por la noche». Una de las cosas que más le duelen es el trato, «nos conformamos con que nos traten bien, a una compañera la llamaron para acudir a un centro de salud, pidió que le diesen diez minutos para que alguien se quedase con su hijo y le dijeron que lo dejase con un vecino». Hay más trabajo que hace años, pero más precariedad. Se fue del área de Pontevedra a la de Vigo porque tiene un contrato denominado de vinculación. Es de un año entero, aunque moviéndose por el área sanitaria. «Pero cotizas todo el año y tienes derecho a vacaciones». Asegura que con este camino no habra médicos suficientes. Se van a la privada, al extranjero o a otras comunidades, «pediatras ya no hay, yo estoy en atención pediátrica. La asistencia también se complica porque si faltan médicos, los otros asumen a sus pacientes, a veces tienes a dos citados la misma hora», cuenta.

Nuevos empleos en el 2018

El Sergas anuncia 365 puestos fijos

El Sergas asegura que trabaja para avanzar en la estabilidad de los trabajadores, y de cara al 2020 casi cinco mil personas podrán acceder a una plaza estable. En el 2018 se crearán 365 puestos fijos, de los que más de un centenar serán de médicos, para reducir la interinidad hasta el 5 % el personal eventual.

Votación
34 votos
Comentarios

Un trabajador sanitario: «Me han hecho 270 contratos en cinco años, incluso dos en un mismo día»