Sesenta cascos históricos podrán acogerse a las ayudas fiscales de la Xunta para la rehabilitación

Facenda publicará en los próximos días la orden que recopila los incentivos vigentes desde el 1 de enero

.

Santiago / La Voz

Desde el barrio de la Magdalena, en Ferrol, hasta el núcleo de San Vicente de Elviña, en A Coruña, pasando por villas como Pontedeume, Mondoñedo, Castro Caldelas o Tui. Estos son algunos de los sesenta conjuntos históricos, pertenecientes a 47 municipios, que podrán beneficiarse de los incentivos fiscales aprobados por la Xunta para la rehabilitación y que estarán vigentes a partir del próximo 1 de enero.

Los beneficios fiscales están incluidos en la llamada ley de acompañamiento de los Presupostos de la Xunta para el 2018, que se tramita en el Parlamento, e incluye tres tipos de beneficios fiscales. El primero consiste en una deducción del impuesto sobre a renta de las personas físicas (IRPF) para quien rehabilite un bien inmueble situado en un centro histórico. Las otras dos bonificaciones serán deducciones en el impuesto sobre el patrimonio, tanto por la afectación a actividades económicas como por la participación en entidades que exploten bienes situados en estos espacios.

Para poder acceder a estas ventajas fiscales primero es necesario delimitar de forma clara el ámbito territorial afectado, el casco histórico propiamente dicho. La delimitación incluye, por una parte, los conjuntos históricos catalogados como bien de interés cultural y otros que no son BIC, pero que tienen una tipología histórica reconocible.

Los 60 espacios antiguos que podrán beneficiarse de los incentivos a la rehabilitación están repartidos por todo el territorio gallegos. Un total de 16 pertenecen a 12 municipios de la provincia de A Coruña. Se trata de los cascos históricos de Betanzos, Corcubión, Mugardos, Muros, Neda, Noia, Padrón, Pontedeume y Rianxo, así como diferentes barrios de Ferrol, A Coruña y Santiago.

En Lugo, son 14 los centros históricos ubicados en los concellos de Castro de Rei, Chantada, Lourenzá, Lugo, Meira, Mondoñedo, Monforte de Lemos, Pedrafita do Cebreiro, Quiroga, Ribadeo, Sarria, Vilalba y Viveiro

Ourense suma otros 16: en Allariz, Boborás, Castro Caldelas, Celanova, Manzaneda, O Barco, Ourense, Ribadavia, San Cibrao, Verín, Vilar dos Santos y Xunqueira de Ambía; y Pontevedra 14, repartidos entre Baiona, Caldas de Reis, Cambados, Cangas, Marín, Poio, Pontevedra, Tui, Vigo y Vilagarcía de Arousa.

Canon para inducir a que se actúe en inmuebles ruinosos

En paralelo a la orden de ayudas que prepara la Consellería de Facenda sobre los incentivos fiscales a la rehabilitación, la Xunta también está tramitando el proyecto de Lei de Rehabilitación de Galicia, ahora mismo en fase de exposición al público, que entre otras cosas prevé la aprobación de un canon especial para gravar los edificios abandonados o en estado ruinoso que se encuentra en los cascos históricos calificados como Rexurbe. La idea es estimular su recuperación y su entrada en el mercado para que puedan tener un nuevo uso. Por ejemplo, un inmueble valorado en 150.000 euros pagaría un canon anual de unos 900 euros.

Votación
8 votos
Comentarios

Sesenta cascos históricos podrán acogerse a las ayudas fiscales de la Xunta para la rehabilitación