Las pretensiones de los sindicatos frustran el fin de la huelga en la Justicia

Rueda defiende haber cumplido ya las reclamaciones iniciales de los funcionarios

La huelga cumple hoy 35 días
La huelga cumple hoy 35 días

santiago / la voz

La huelga de los funcionarios de Justicia en Galicia cumple hoy 35 días y no hay movimientos que permitan vislumbrar el fin de un conflicto que tiene casi paralizados los juzgados de la comunidad. Los trabajadores presentaron inicialmente un listado de cinco reclamaciones, pero las negociaciones han encallado en un solo escollo: las pretensiones económicas de los sindicatos, que son mucho más elevadas de lo que está dispuesta a ofrecer la Xunta.

Xustiza situó su oferta definitiva en 90 euros más al mes para el cuerpo de gestores, 76 para el de tramitadores y 68 para el de auxilio. Las negociaciones se rompieron y, para buscar una solución, la Xunta se desdijo y aceptó volver a hablar de la subida salarial en el complemento autonómico transitorio (CAT), la parte del salario de los funcionarios de Justicia que sale de las arcas públicas gallegas.

Con la intención de posibilitar un acuerdo, la delegación de la Xunta que el pasado viernes volvió a sentarse con el comité de huelga hizo una nueva oferta al alza. Tras nueve horas de intensísima negociación situó su última propuesta en 105 euros más al mes aceptando, además, que fuera lineal para todos los trabajadores, como exigían los sindicatos. Sin embargo, tampoco fue suficiente para desbloquear el paro.

Los funcionarios, que pedían 225 euros más al mes antes de la reunión del viernes, solo aceptaron bajar sus exigencias hasta 190. Aunque nadie en el comité de huelga quiere aventurar qué cifras darían por buenas, todos hablan de equipararse con sus compañeros de Cantabria y Asturias. Los primeros cuentan con un CAT, de media para los tres cuerpos, de 620 euros al mes, mientras que los segundos están ahora mismo en 540, pero en el 2020 habrán llegado a 592 en virtud de los acuerdos que ya han suscrito con el Gobierno del Principado. Así las cosas, el precio para acabar con la huelga está en subir hasta alrededor de los 600 euros el complemento autonómico de los funcionarios, al menos 155 euros más al mes de lo que cobran actualmente, es decir, 50 más de los 105 que ofrece ahora mismo la Xunta.

Ante tales diferencias, el fin de la huelga se antoja lejano. El vicepresidente no ocultó ayer su malestar con la negativa de los funcionarios a cerrar un acuerdo. «Pasos [para desbloquear el conflicto] xa demos dabondo», asegura Alfonso Rueda, que defiende que la Xunta ya ha atendido las reclamaciones que les habían planteado los trabajadores. «A oferta do venres cumpría exactamente non só o que se acordou no Parlamento, senón o que pedían os propios traballadores da Xustiza, que era situarse na media das comunidades autónomas. Iso era o que nos pedían e iso é o que aceptamos facer. Tamén empezar a percibir os aumentos no 2018, e iso tamén se aceptou, e, polo tanto, o que non pode ser é que apareza unha nova reivindicación de subas salariais máis altas. Así é moi difícil poder chegar a un acordo», señaló.

Con los 105 euros que está dispuesta la Xunta a subir el sueldo a los funcionarios de Justicia, su complemento autonómico quedaría situado en 550 euros. En el ránking de trece territorios -doce comunidades con competencia transferida y las cinco que dependen del ministerio-, pasaría a ocupar el octavo puesto en la categoría de gestores y el cuarto en las de tramitadores y auxiliares. Sin embargo, los sindicatos, que ayer celebraron asambleas informativas en todas las ciudades gallegas, advierten que, cuando se completase la subida, en el 2020, otras comunidades como Asturias y Madrid habrán recibido mejoras ya pactadas y que hay otras, como Cataluña, Aragón o la zona del ministerio, en las que se van a iniciar ahora reclamaciones. Sostienen que hay que tener en cuenta esta circunstancia para cerrar definitivamente su discriminación con respecto a otras autonomías.

La Xunta ofrece 105 euros más al mes, lejos del mínimo de 155 de los trabajadores Rueda pide «reflexión» a los trabajadores y que pongan en valor la última oferta de la Xunta y recuerda que supondría un incremento salarial medio del 5 % para ellos, al que habría que sumar la subida del 9 % pactada con el Gobierno central, lo que elevaría al 14 % la subida de las remuneraciones de los funcionarios de aquí al 2020.

Aunque los sindicatos no ofrecieron ayer el tradicional balance de seguimiento de la huelga en las siete ciudades de Galicia, una fuente sindical situó en un 80 % el porcentaje de trabajadores que ayer no acudieron a sus puestos de trabajo. Una cifra que los representantes de los trabajadores interpretan como un respaldo absoluto a la postura que el pasado viernes mostraron ante la Xunta rechazando una subida salarial de 105 euros al mes para cada empleado.

Ese 80 % de media del que hablan las organizaciones sindicales sigue siendo muy alto, pero también es verdad que sería el más bajo desde que, hace ya más de un mes, comenzó el conflicto. Esa ligera tendencia a la baja coincide con la cifra que aporta la Xunta, en la que situó ayer en un 36,33 % el número de trabajadores que secundaron el paro. Es también la menor hasta ahora y es la primera vez que se baja del 37 %.

Según los datos oficiales del Gobierno gallego, ayer fueron a la huelga 990 trabajadores -de una plantilla de 2.700-. Otros 156 tenían ausencia justificada por vacaciones, asuntos particulares o días de libranza y otros 775 formaron parte de los servicios mínimos, que se cumplieron en su totalidad. Por provincias, fue en Ourense donde el paro cosechó mayor apoyo, con un 42 % de trabajadores en huelga. Le siguen Pontevedra, con un 39,26 %; A Coruña, con un 35,44 %, y, donde se registró la cifra más baja, Lugo, con tan solo un 25,33 %.

70 euros menos al día

Las cifras de la Xunta y los sindicatos han sido siempre muy dispares, aunque la realidad es que la actividad en los juzgados gallegos es mínima y la paralización es casi total, tantos días seguidos de paro han ido haciendo necesariamente mella en algunos funcionarios. No en vano, cada día que no van a trabajar les descuentan una media de 70 euros, lo que hace que, hasta ahora, tras 25 jornadas efectivas de huelga, algunos acumulen ya pérdidas de 1.750 euros.

Miles de juicios y trámites suspendidos que se suman al ya grave colapso

Cerca de 15.000 gallegos siguen vivos oficialmente
Cerca de 15.000 gallegos siguen vivos oficialmente

El mayor problema se concentra en los registros civiles: no se expiden muchos certificados de defunción o fes de vida

Antes de que comenzase la huelga, muchos juzgados gallegos ya padecían un grave colapso por la acumulación de numerosos casos que hacían que muchos de ellos tardasen años en resolverse. Tras 35 días de paro indefinido -25 de ellos efectivos, al restar los fines de semana-, la situación es aún peor. Los sindicatos aseguran que cada día se suspenden en Galicia 600 juicios debido a la huelga. Eso deja una cifra acumulada de 15.000 hasta hoy. Desde la Xunta se juzga «exagerado» este cálculo y se habla de que, como mucho, se queda en la mitad. Es decir, en 7.500 vistas que han tenido que ser aplazadas ya que, salvo contadas excepciones, solo se están celebrando aquellas en las que el acusado está en prisión preventiva, porque así quedó reflejado en el decreto de servicios mínimos.

Seguir leyendo

Votación
7 votos
Comentarios

Las pretensiones de los sindicatos frustran el fin de la huelga en la Justicia