Víctimas de la estafadora no denunciaron porque pagaron por un empleo público

Un afectado exigió el reintegro a la mujer que se hizo pasar por colaboradora del PP


ourense / la voz

La mujer que supuestamente se hizo pasar por colaboradora de altos cargos del PP de Ourense llegó a devolver dinero a alguna de las víctimas, a las que estafó más de sesenta mil euros. Fueron 18 casos, según la policía, aunque no todos denunciaron. Trece sí que llegaron a contar oficialmente los hechos que llevaron a investigar a la sospechosa por once presuntos delitos de estafa. Ella se negó a declarar hasta ahora. Ni ante la policía cuando fue detenida ni cuando pasó a disposición judicial. Las actuaciones estaban bajo secreto y la investigada no conocía, ni aún lo sabe, qué se le atribuía, puesto que el juez de instrucción aún no ha levantado el secreto, según fuentes conocedoras del caso.

Hubo personas que no formularon denuncia porque temían consecuencias legales o verse afectados de algún modo en un asunto en el que ella sería la presunta estafadora pero en el que las víctimas entregaron dinero con la finalidad de conseguir algún puesto de trabajo público. La mujer (Mónica A. F.), se ofrecía a intermediar para conseguir empleos en las Administraciones presentándose como cercana a cargos del PP en Ourense.

Los trabajos que ofrecía eran puestos normales, en ocasiones empleos públicos de escalas básicas, pero las víctimas aceptaban pagar porque se encontraban necesitadas o en mala situación económica.

Un elevado tren de vida

En algunos de los casos, los afectados consiguieron que la sospechosa les devolviese el dinero, después de presionarla cuando vieron que pasaba el tiempo y no se materializaba la promesa de trabajo. Uno de los estafados que no denunció llegó a exigirle la devolución del dinero amenazándola con quitarle su valioso coche si no lo hacía. Al parecer, el vehículo, valorado en unos ochenta mil euros, era uno de los bienes más preciados para la presunta estafadora, que también acumulaba otros objetos de marcas caras e incluso costosos juguetes para su mascota. El coche de alta gama lo adquirió recientemente. Con todo, su elevado tren de vida se remontaba a tiempo atrás y las presuntas estafas cometidas podían haber tenido como finalidad mantener su estatus económico. La cuantía que se llegó a determinar en la investigación abierta por la Policía Nacional y la Fiscalía de Ourense superaba los sesenta mil euros, pero se cree que pudo ser mucho mayor, ya que al menos fueron siete años los que la mujer practicó estos actos ilícitos. En la comisaría no tenían constancia ayer de que se hubieran presentado nuevas denuncias a raíz de la publicación del caso. Los investigadores estiman, no obstante, que puede haber más afectados, ya que algunos de los que tuvieron conocimiento o bien negaron los hechos o bien no llegaron a denunciar por creer que serían ellos mismos cuestionados moral o legalmente.

La mujer fue detenida la semana pasada y tras pasar a disposición judicial quedó en libertad, aunque con la condición de investigada por once presuntos delitos de estafa. El instructor no determinó por ahora otras medidas cautelares más allá de la personación, cuando sea requerida, en el juzgado.

Para hacer creíble su historia ante las víctimas, presentaba tarjetas de visita y documentos con membretes de la formación política, además de dejarse ver y fotografiar en actos públicos con dirigentes del PP. El Partido Popular en Ourense se solidarizó con las víctimas y se desvinculó de estas actuaciones presuntamente ilícitas. Anunció que ejercerá la acusación particular, por entender que la conducta de la mujer denunciada perjudica directamente a la formación.

La ourensana que actuó como el Pequeño Nicolás estafó 60.000 euros

Esta mujer prometía trabajos públicos y aparentaba estar próxima a políticos

Actuó de forma parecida a como lo hizo el Pequeño Nicolás, pero en versión ourensana. Decía que tenía contactos con las altas esferas de la política ourensana y gallega para ofrecerse como intermediaria para conseguir puestos de trabajo en la Administración y ofreciendo gestiones que estaban fuera del cauce oficial. Se presentaba como allegada o mano derecha de altos cargos y casi una veintena de personas -pueden ser muchas más, pero no lo denunciaron- creyeron lo que contaba y le dieron dinero.

La Policía Nacional detuvo en Ourense a una mujer de 44 años, vecina de la capital ourensana aunque nacida en Suiza, como presunta autora de once delitos de estafa que cometió, supuestamente, a lo largo de siete años y de los que fueron víctimas al menos 18 personas, aunque solo se presentaron oficialmente 13 denuncias contra ella, informó la comisaría de Ourense. La presunta estafadora logró un capital de más de sesenta mil euros, según calcula la policía, haciéndose pasar por la mano derecha de varios altos cargos, tanto de la Xunta como de la Diputación de Ourense. Presentándose como próxima a políticos con poder, la mujer ofrecía a sus víctimas puestos de trabajo o resolución de gestiones administrativas a cambio de dinero.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Víctimas de la estafadora no denunciaron porque pagaron por un empleo público