En Marea no descarta expulsar a los que accedieron sin permiso al censo

Las auditorías confirman la entrada irregular de 4 personas, 2 del comité electoral

;
Gonzalo Rodríguez: «Si queremos que a política sexa distinta temos que dar exemplo» El reponsable del comité electoral de En Marea señala que una auditoría encargada por la formación acredita que hubo cuatro accesos irregulares al censo, de los cuales dos, son de miembros del comité no adscritos a ninguna de las dos candidaturas.

santiago / la voz

El resultado de las auditorías encargadas por la dirección de En Marea, una vez que se tuvo constancia de que hubo accesos irregulares al censo, no hace sino cronificar la crisis y la división interna en el partido, porque los informes confirman que sí hubo entradas indebidas, y por eso la dirección y el comité de garantías consideran que el asunto es de tal gravedad que es necesario tomar medidas, mientras que el comité electoral, cercano al sector crítico, insiste en que no hay motivos para seguir retrasando las primarias.

Las conclusiones de los informes las dio a conocer ayer Gonzalo Rodríguez, miembro de la coordinadora y responsable del censo. Dijo que se había encargado uno interno al técnico de Medrando (la plataforma de inscripción para las elecciones) y otro externo a un perito informático. Las dos confirman la entrada irregular al censo de cuatro personas, de las que dos son del comité electoral. Las otras dos son miembros de En Marea pero que no están en dicho órgano. Esas personas «non autorizadas» accedieron a «fichas e DNI dos inscritos», reiteró Rodríguez. No se tiene constancia, sin embargo, de que hubiese manipulación del censo; es decir, de que se modificase.

La coordinadora considera los hechos lo suficientemente graves como para tomar medidas, y más teniendo en cuenta «que se deu unha certa preocupación nos inscritos e na cidadanía». Por lo tanto, la dirección que encabeza Luís Villares, al entender que hubo «unha vulneración ética e da confidencialidade», solicitó que se adopten una serie de medidas de seguridad que garanticen el proceso de votación de los más de cuatro mil inscritos que tiene en la actualidad En Marea. El objetivo es salvaguardar la legitimidad del proceso de elección de la nueva dirección, a la que se presentó la lista encabezada por el propio Villares y la del sector crítico, que lidera David Bruzos. Entre esas medidas, se quiere dotar al sistema informático de procesos de verificación con la incorporación de un SMS que recibirá la persona autorizada una vez emitido el voto, para garantizar que quien vota «é quen ten dereito a votar», indicó el responsable del censo.

Pero, además, la coordinadora solicitó al comité de garantías la revocación de las dos personas del comité electoral que entraron en el censo de forma irregular. Y no se descarta que los cuatro que lo hicieron, que ya han sido identificados, sean expulsados del partido. Aunque ese es un proceso más complejo, porque En Marea tiene sus propios mecanismos internos para acordar una decisión de ese tipo, Gonzalo Rodríguez reconoció que se va a estudiar esa posibilidad. También se harán llegar las auditorías a la Agencia Española de Protección de Datos, para que ese organismo tome las medidas que considere oportunas.

«Regras de xogo»

Ante varios miembros del comité electoral que acudieron a la rueda de prensa, Gonzalo Rodríguez reflexionó sobre lo que él interpreta como una «convicción» cada vez más extendida de que «as normas son interpretables», algo que rechazó porque para eso existen «unhas regras de xogo». Por eso insistió en que la dirección de En Marea tiene que actuar «con responsabilidade e transparencia», lo que justifica las medidas adoptadas.

La dirección dice que no se votará hasta que no se implanten medidas de seguridad

Gonzalo Rodríguez dijo que las medidas de seguridad que se van a implementar en el proceso informático «non levarán moito tempo», por lo que las votaciones no deberían retrasarse mucho, pero tampoco garantizó que vayan a ser el próximo fin de semana, tal y como se creía en un principio. O sea, que, diez días después de la fecha fijada, las primarias de En Marea siguen en el aire, y los dos sectores enfrentados se ratifican en sus posturas. El comité electoral, que es el que decide el proceso, no está de acuerdo con la dilación de las votaciones, aunque ayer prefirió no adelantar valoraciones y será hoy cuando se pronuncie.

Los protagonistas de los sectores enfrentados insistieron ayer en sus planteamientos. Mientras que Luís Villares, que encabeza la lista Coidando a Casa, deseó que las votaciones se pudiesen hacer «canto antes» pero «con garantías», David Bruzos, líder de la candidatura Entre Todas, insistió en una entrevista en la TVG en que «teñen que ser canto antes, en canto cheguen os datos das auditorías».

Por su parte, el alcalde de Santiago , Martiño Noriega, que manifestó más de una vez sus preferencias por Bruzos, insistió en la necesidad de dialogar para que se pueda votar «canto antes» y elegir una dirección «que reflicta a pluralidade do espazo».

Elecciones en En Marea: todos pierden

susana luaña

Ningún sector estaba interesado en una ruptura antes de las municipales, pero el lío del censo la precipitó

Hace una semana era una incógnita quién iba a ganar en En Marea. Ya no. Se celebren cuando se celebren las elecciones y gane quien gane, todos pierden. A nadie le interesaba romper antes de las municipales porque es mucho lo que En Marea se juega en la próxima cita con las urnas, pero las sospechas de que se haya podido manipular el censo desencadenaron y evidenciaron con virulencia el enfrentamiento cainita en En Marea.

El sector crítico. Difícilmente podrá justificar sus contradicciones. Por ejemplo, que quienes exigen en las Administraciones que se cumpla la ley miren para otro lado ante las sospechas de un acto de gamberrismo, ante los insultos a un líder de la organización o ante las dudas sobre la manipulación del censo. Y más si se echa un vistazo a la hemeroteca, donde hace cuatro años Ourense en Común anuló unas primarias por supuestas prácticas ilegítimas. Entonces, David Bruzos consideró «completamente imprescindible» su anulación «ao non haber outra saída». Ahora, el candidato del sector crítico insiste: «O que queremos é que os inscritos poidan exercer o seu dereito ao voto».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

En Marea no descarta expulsar a los que accedieron sin permiso al censo