El símbolo que compite con la vieira

Fue la imagen del Xacobeo durante trece años y, trece años después de su retirada, todavía sigue presente


redacción / la voz

Le llamaron calavera. Y monigote. Y también cabeza de ratón. Y hoy sorprende, incluso puede que ofenda un poquito, esa contestación inicial al Pelegrín, que 25 años después de que el Año Santo se convirtiese en Xacobeo y de que la línea que marca la llegada de peregrinos en las estadísticas comenzase una imparable línea ascendente, sigue siendo un símbolo reconocible y amable del Camino de Santiago. Su creador, Luis Carballo, tenía 53 años y una empresa de comunicación y márketing en Vigo cuando en 1991 decidió presentarse al concurso para crear el logotipo del año santo 1993. Hoy, jubilado ya, reconoce que su creación «tuvo seguidores y detractores en la comunidad del diseño», pero destaca que «Pelegrín enamoró a su público y transmitió alegría, ilusión y modernidad». Y consiguió aquello a lo que todos los diseños aspiran: «Es recordado, sí. Me sorprende que de vez en cuando alguien lo mencione, o que todavía puedan encontrarse elementos de comunicación gráfica con Pelegrín en diversos países», dice a través de su hija Nuria.

Trece años después de su debut como emblema del Camino, la Xunta decidía retirar al Pelegrín. Corría el 2006. Otros trece años después aún se ven, como dice Carballo, pelegrines a lo largo del Camino. Los nostálgicos todavía pueden encontrarlo en pines, gorras, bolígrafos o camisetas en muchas tiendas de recuerdos. Y cuando en diciembre se conmemoró en el Centro Galego de Arte Contemporáneo de Santiago el 25 aniversario de la declaración del Camino como patrimonio de la Humanidad, un gran Pelegrín daba la bienvenida a los asistentes al acto.

Uno de los participantes en ese aniversario fue el exconselleiro Víctor Manuel Vázquez Portomeñe, que a principios de los noventa tuvo la responsabilidad de convertir unas ideas que él mismo había anotado en una servilleta en el gran hito que el Xacobeo 93 supuso para la proyección exterior de Galicia. En esa labor tuvo la ayuda del Pelegrín, del que Portomeñe dijo que consiguió que el mundo mirase hacia Galicia y hacia el Camino o, como a él le gusta decir, hacia la «rúa Maior de Europa».

«Conceptualmente representa a un peregrino, una persona que inicia un largo viaje hacia un lugar sagrado, con un espíritu devoto», dice su creador. Pero también es «un explorador, una persona que descubre nuevos caminos, un pionero», añade. «Pelegrín representa al peregrino del siglo XX, es un personaje lleno de simpatía y desbordante cordialidad, con siglos de experiencia a sus espaldas y grandes proyectos de futuro».

Puesta de largo en Sevilla

Pelegrín, que se presentó oficialmente en la Expo de Sevilla en 1992, es su azul intenso, su rojo, su amarillo suave y su blanco. Es su cabeza que recuerda el sombrero de ala ancha de los caminantes y es su calabaza y su bordón. Y también es su nombre, que «remite inmediatamente a la idea de un peregrino» y que es reconocible en muchos idiomas. ¿Qué porcentaje de responsabilidad tiene el nombre en el éxito de Pelegrín? Carballo no lo sabe, pero cree que esa elección fue determinante.

Después de Pelegrín llegaron otras mascotas para el Camino. Solo la figura de Carballo es capaz de competir con la concha de vieira. Apareció en los manteles y servilletas de los bares, en toallas y en balones, en todo tipo de merchandising, y hubo un momento en que se rifaban los pines y en el que la policía local de Santiago cerraba cada día una decena de chiringuitos con material falso. Incluso tuvo su canción: Montse y Luis Queimada le cantaron, rodeados de niños, aquello de «Pelegrín, Pelegrín, Pelegrín, convídavos a vir á nosa terra, é o noso ano Xacobeo 93...».

El simpático peregrino no fue, ni mucho menos, la única propuesta exitosa de Carballo, cuya firma fue responsable también, entre otras cosas, de la campaña La Arruga es Bella, de Adolfo Domínguez. Pero el Pelegrín tiene para él algo especial: «Fue un honor poder servir a Galicia y realizar un trabajo que conectase con millones de personas en todo el mundo».

Ahora que comienzan los preparativos para el Xacobeo 2021, ¿se recuperará quizás la mascota más internacional del Camino? Desde la Xunta dicen que el plan estratégico para el próximo año santo está en fase de licitación y que es en ese documento donde deben abordarse cuestiones como su identidad visual. Es, por tanto, dice la Consellería de Cultura, «imposible anticipar ningunha medida nese sentido» por el momento. Luis Carballo también se pronuncia. Y también es prudente al respecto: «Yo cree a Pelegrín en un contexto determinado para el Xacobeo 93, nunca he pensado en la idea de recuperarlo».

El pasado

Creado por Luis Carballo, Pelegrín fue la mascota del Xacobeo 93, aunque su puesta de largo tuvo lugar un año antes, en la Expo de Sevilla del 92. Continuó siendo la imagen del año santo hasta el 2006, cuando la Xunta decidió retirarlo.

El presente

El Pelegrín no ha desaparecido. Quienes recorren el Camino de Santiago o quienes visitan la ciudad del Apóstol todavía pueden encontrarse con muchos «pelegrines» en su recorrido.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
5 votos
Comentarios

El símbolo que compite con la vieira