Los jabalíes se cuelan sin control en las playas de Portugal

La especie ha aumentado alarmantemente en la zona de Setúbal, muy próxima a Lisboa. La oposición exige medidas inmediatas

Tres jabalíes, en la playa de los Galápagos, en el parque de Arrábida, en Portugal, en una imagen del 2017
Tres jabalíes, en la playa de los Galápagos, en el parque de Arrábida, en Portugal, en una imagen del 2017

Lisboa

Desde hace dos años se está produciendo en Portugal un preocupante aumento de la población de jabalíes, sobre todo en zonas próximas a Lisboa, un territorio densamente poblado y con gran atractivo para los turistas, como la costa da Caparica, la sierra da Arrabida y las playas de Setúbal.

Durante los últimos meses se ha convertido en algo natural ver como grupos de jabalíes bajan hasta la costa y entran en las playas, lo que ha motivado muchas protestas y más de un susto a quienes estaban tomando el sol tranquilamente, daban un paseo por la playa o comían en la terraza de un restaurante costero. Una imagen que también se ha podido ver en arenales de Galicia.

La voz de alarma saltó durante el verano del 2017, cuando se publicaron y difundieron en las redes sociales imágenes y vídeos de jabalíes bañándose -sin que nadie se lo impidiera- en la espectacular playa de Galopinhos, en las proximidades de la sierra da Arrabida, considerada por varias revistas especializadas como uno de los más bellos arenales de Europa. Desde entonces también han sido vistos, ante la sorpresa generalizada de los bañistas, en la playa del Portinho da Arrabida y en la de Fonte da Telha, en plena costa da Caparica, una de las más bulliciosas durante la época estival.

Dos años después las cosas continúan igual en la zona. El gobierno del socialista António Costa todavía no ha tomado cartas en el asunto. Desde la oposición, el conservador CDS-PP de Assunção Cristas ha exigido recientemente al ejecutivo de Costa que se tomen medidas legales para solucionar la situación, garantizar la seguridad de los ciudadanos turistas y bañistas de las playas a las que suelen bajar los jabalíes. Para el CDS-PP «se tiene que garantizar la seguridad de las personas, la vigilancia en las zonas donde se les ve frecuentemente, preservando el hábitat de dichos animales y facilitándoles las condiciones de vida y alimentos de los que carecen, y que motiva su bajada hasta la costa desde Arrabida».

El CDS-PP también ha propuesto la elaboración de un censo de jabalíes en todo Portugal (no solo en el área metropolitana de Lisboa y en Setúbal) para saber con exactitud cuanto ha aumentado durante los últimos años y un informe detallado por parte de las autoridades y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente luso, para determinar cuáles son las causas de dicho aumento de animales de dicha especie y si tiene algo que ver en ello, el cambio climático, el aumento de las construcciones en la costa, el bum turístico y hasta los incendios que ha sufrido Portugal los últimos veranos y que han reducido la masa arbórea del país. En el 2017 había en la Sierra de Arrabida unos 700 jabalíes, según el último censo que realizó entonces el Instituto luso de Conservación de la Naturaleza.

«Nos ponemos a 10 metros del jabalí. Es casi imposible fallar el disparo»

A. C.

Manuel Vázquez, uno de los cuatro arqueros que harán las batidas en Lugo, asegura que las hembras pueden atacar en la ciudad a peatones o ciclistas para proteger a sus jabatos

Manuel Vázquez es el arquero que coordinará el grupo de cuatro cazadores que realizarán esperas controladas de noche en Lugo para abatir con flecha alguno de los jabalíes que invaden la ciudad. Es un hombre de campo que practica la caza y la observación de la naturaleza desde los 16 años. Explica como se realiza una espera nocturna y selectiva de los jabalíes que cada noche entran en la ciudad.

-¿Dónde se van a ubicar usted y sus tres compañeros?

-Eso se decide conjuntamente con los agentes de Medio Ambiente de la Xunta en Lugo. Ellos elegirán las ubicaciones según marca la ley, y nosotros valoraremos el emplazamiento exacto desde el que disparar una flecha a unos diez metros de distancia, tan precisa que el jabalí elegido sea abatido en segundos sin provocarle sufrimiento innecesario.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Los jabalíes se cuelan sin control en las playas de Portugal