¿Puede ser Ourense moneda de cambio?

Baltar explora la vía de Democracia Ourensana, que es llave en el Concello de Ourense, para mantener la Diputación tras el veto de Ciudadanos. Jácome no descarta un acuerdo con el PP

Baltar y Jácome (a la derecha, sentado), en un pleno de la Diputación de Ourense
Baltar y Jácome (a la derecha, sentado), en un pleno de la Diputación de Ourense

ourense / la voz

A cinco días para que se vote al nuevo alcalde de Ourense, el rompecabezas que salió de las urnas no ha hecho más que enredarse al entrar en la ecuación también la Diputación. José Manuel Baltar necesita de apoyos para mantener el bastón de mando en la institución provincial y esto ha provocado un acercamiento con Democracia Ourensana (DO), que es llave en el Concello y al que podría entregarle directamente la alcaldía para perpetuar la saga Baltar. El socialista Villarino también negocia con Jácome.

¿Cuál es el equilibrio de fuerzas en Concello de Ourense y Diputación?

En el Concello de Ourense el PSOE le dio la vuelta a la tortilla y ascendió de tercera a primera fuerza. Los socialistas tienen nueve concejales (26,35 % de los votos) y para llegar a una suma que dé la mayoría absoluta necesitan apoyarse en el Partido Popular (7 ediles y segunda fuerza con el 22,54 %) o en Democracia Ourensana (7 ediles y tercera fuerza con el 21,53 % de los apoyos). La otra suma posible para alcanzar una mayoría absoluta es la que mete de lleno a la Diputación en las negociaciones, ya que PP y DO, el partido liderado por el comerciante y empresario televisivo Gonzalo Pérez Jácome, suman los catorce ediles que abren las puertas de la alcaldía. En la Diputación, el PP se quedó a un diputado provincial de la mayoría absoluta, por lo que le bastaría el apoyo de Ciudadanos y Democracia Ourensana para mantener el control en la institución provincial.

¿Qué piden Ciudadanos y el partido de Jácome para mantener al PP?

El comité autonómico de pactos de Ciudadanos decidió de manera unánime que cualquier apoyo al PP en la Diputación de Ourense tiene que pasar porque Feijoo aparte a Baltar de la presidencia. La batalla de Democracia Ourensana es otra y está íntimamente ligada con sus intereses en el Concello de Ourense, donde es llave para formar gobierno. Jácome siempre dijo, antes y justo después del resultado electoral, que sus votos tenían que servir para echar a Baltar de la Diputación de Ourense, a quien aseguró expresamente en numerosas ocasiones que vetaría en cualquier hipotético acuerdo. Ese discurso se ha matizado y mucho en los últimos días. Desde DO no cierran ninguna puerta y Jácome deja claro ante cualquier interlocutor que su único objetivo es ser alcalde de Ourense.

¿Cómo es la relación entre Baltar y Jácome?

Desde mucho antes de que entrara con fuerza en las instituciones ourensanas, la familia Baltar siempre ha estado en el punto de mira de Gonzalo Jácome. De hecho, el ahora concejal y líder de DO comenzó a hacerse un hueco en el debate político a través de un conocido programa televisivo Planeta Baltar, que se emitía en la televisión de su propiedad (Auria TV) y desde el que censuraba a José Luis Baltar y sus políticas. El pasado mandato, la relación entre Jácome y Baltar hijo se tensó aún más con la entrada de DO en la Diputación de Ourense. «Psicópata de corbata», «infantil crónico» fueron algunas de sus críticas. Incluso llegó a comparar al presidente de la Diputación con el dictador de Corea del Norte. Baltar, por su parte, siempre ninguneó a DO y le auguró un escaso recorrido político, tanto en el Concello como en la Diputación.

¿Se entendería en la ciudad un cambio de cromos entre PP y DO?

El censo electoral en la provincia de Ourense se situó en las municipales del 26 de mayo en 260.202 personas. De ellas, más de 86.000 viven y, por tanto, votaron en la ciudad. Extrapolando el censo a unas elecciones autonómicas supone que uno de cada tres votantes tendrían su residencia en la ciudad, donde puede acabar por pasarle factura a Feijoo si Baltar le entrega la alcaldía a la tercera fuerza política, a cambio de perpetuarse la saga Baltar en la Diputación de Ourense.

¿Sería imprudente por el PP dar la alcaldía a la tercera fuerza?

El discurso oficial del PPdeG, con Núñez Feijoo a la cabeza, no se ha movido desde la cita electoral y se da preferencia a que sea la lista más votada quien gobierne en las ciudades. Feijoo, de hecho, propuso un acuerdo con el PSOE por el que los socialistas gobernarían Ourense, y el PP la Diputación. El posible pacto entre Baltar y Jácome haría saltar por los aires esa estrategia, ya que de confirmarse dejaría el bastón de mando de Ourense en Democracia Ourensana, tercera fuerza política en las municipales de mayo.

¿Qué dice el Partido Popular de Galicia?

El secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, aseguró ayer que el partido da «libertad» a las direcciones locales para buscar pactos de gobierno y que eso también incluye a Ourense. En este sentido, lamentó la falta de respuesta del PSOE a la proposición de mantener la lista más votada en ambas instituciones. También pidió «respeto» para los votantes de Jácome e indicó que «Democracia Ourensana es lo que quisieron los ourensanos». Por su parte, Núñez Feijoo denunció un pacto del «Tinell» para que el PP no gobierne en Galicia.

Las diputaciones gallegas, un pastel de 512 millones

domingos sampedro
Vista general del pleno de la Diputación de A Coruña
Vista general del pleno de la Diputación de A Coruña

La pelea por el control del ente ourensano pone de relieve la importancia que tienen para el control político

El BNG reclamó históricamente su abolición y actualmente cogobierna en dos de las diputaciones gallegas, A Coruña y Pontevedra, con opciones de ampliar su influencia a la de Lugo. El PSOE también hizo suya esta reivindicación, cuando Rubalcaba compitió por la presidencia del Gobierno, pero enseguida tuvo que plegar velas por la llamada al orden que le hicieron desde Andalucía, donde el poder territorial de los socialistas no se puede entender sin el manejo de los organismos provinciales.

Las diputaciones provinciales, reguladas por un sistema de elección indirecta y menos expuestas que otras administraciones a los controles democráticos, representan un suculento pastel para los partidos políticos por el presupuesto anual que manejan: más de 512 millones de euros, en Galicia, que oscilan entre los 183,6 millones de los presupuestos para este año en A Coruña hasta los 82,7 millones de la de Ourense.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Puede ser Ourense moneda de cambio?