Las personas con discapacidad podrán reservar en los albergues de peregrinos

La Xunta apuesta por un Xacobeo 2021 inclusivo y accesible a todos los colectivos

Un peregrino ciego llegando a Compostela tras hacer el Camino inglés
Un peregrino ciego llegando a Compostela tras hacer el Camino inglés

Lograr un Xacobeo 21 inclusivo. Ese es, según la Xunta, uno de los grandes objetivos de cara a la celebración del próximo Año Santo. Una de las claves para lograrlo es la adaptación de los albergues de la red pública, de manera que puedan ser utilizados en condiciones de igualdad y autonomía por todo tipo de peregrinos. Un total de 3,7 millones de euros se han destinado a mejorar la accesibilidad y eficiencia de estas instalaciones. Además de la adaptación de habitaciones y aseos, también se trabaja en la instalación de sistemas braille y de bucles magnéticos (sistemas que mejoran la captación del sonido para las personas sordas que utilizan audífonos o implantes), así como la instalación de pictogramas (símbolos gráficos sencillos y esquemáticos, de fácil comprensión, que mejoran la comunicación). Pero además, el nuevo Plan de Albergues, que contempla la edición de un catálogo-guía sobre las dotaciones en materia de accesibilidad, recoge una importante novedad: la posibilidad de que personas o grupos de personas con discapacidad puedan reservar plaza con antelación, algo que hasta el momento no era posible y que se permitirá solo a este colectivo.

Apoyo de nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías se perfilan como un apoyo fundamental a la hora de lograr un verdadero Camino para todos. Un ejemplo de ello es el proyecto XacobeoTech. Financiada a través del programa de ayudas O Teu Xacobeo, esta iniciativa pretende mejorar la experiencia peregrina a través de la tecnología, e incluye entre otras cuestiones sistemas de geolocalización inclusiva y aplicaciones de etiquetado de monumentos y edificios históricos del Camino de Santiago, conectadas a videoguías. Entre quienes han podido probarlas figura el músico invidente Serafín Zubiri, que peregrinó en tándem guiado por una persona sin dificultades de visión.

«La tecnología permite que personas con discapacidad puedan disfrutar del Camino con plena autonomía y vivirlo como cualquier otro peregrino», apunta Manuel Martínez Pan, delegado territorial de la ONCE en Galicia, que remarca que el hecho de que un fenómeno tan internacional como el del Camino se vuelque con la accesibilidad «cobra una importancia capital».

Como muestra de ese compromiso, el Ejecutivo gallego fue el primero en firmar con la Fundación Once un acuerdo para promover esa accesibilidad universal a través de un proyecto que involucra a las comunidades autónomas por las que pasa el Camino Francés y que permitirá poner a disposición de las personas con problemas de visión una aplicación móvil que los guíe en su desplazamiento. El primer testeo se realizó en territorio gallego a finales de noviembre con afiliados y técnicos de la ONCE que recorrieron varios tramos de la ruta jacobea. «La valoración de los usuarios fue muy positiva», apunta Martínez Pan, que destaca la detallada cartografía que utiliza como uno de sus puntos fuertes. «A través de unos auriculares, la aplicación va dando pautas muy claras, lo que permite que una persona invidente pueda realizar tramos del Camino por su cuenta, sin necesidad de ayuda», explica. Señalética accesible, códigos que pueden captarse con el móvil a mayor distancia que los QR o balizas beepcon, a las que el peregrino puede conectarse desde varios metros para recibir información y ser guiado con señales sonoras, son otros elementos que permitirán hacer de la peregrinación a Compostela un fenómeno abierto a las personas con discapacidad.

Espacio cardioprotegido

Más allá de la accesibilidad, el Camino también aspira a convertirse en un espacio cardioprotegido. Para ello la Xunta ha previsto dotar de desfibriladores semiautomáticos los 70 albergues de la red pública gallega y formar en su uso a 130 de sus trabajadores.

Abriendo el Camino a los trastornos del espectro autista

Más allá de las limitaciones físicas, el próximo Año Santo quiere dar cabida a todo tipo de participantes. La Asociación Síndrome de Down de Lugo, Amencer-Aspace o la Federación Alzhéimer Galicia son solo tres de las entidades que desarrollarán proyectos al amparo del programa de ayudas O Teu Xacobeo.

Estas subvenciones también ayudaron a financiar la iniciativa Xacobeo Autismo. Un Camiño para todos, de la Fundación Menela. Una veintena de personas con trastornos del espectro autista (TEA) recorrieron 40 kilómetros del Camino portugués. Además de visibilizar estos trastornos, la caminata tuvo como objetivo revisar la adaptación del tramo a las demandas de este tipo de peregrinos. Tras comprobar cuáles eran las necesidades en términos de accesibilidad cognitiva, el siguiente paso consistió en informar a la Xunta de las mismas, con el objetivo de lograr la instalación de señales y materiales fácilmente comprensibles, haciendo la ruta accesible a toda la población.

Algo similar realizaron miembros de Cogami, grabando la experiencia para un documental.

«Facendo o Camiño parecía unha pomba voando, sentinme libre»

Mónica P. Vilar
Álvaro y Jorge Pino ayudan a Suso Valverde a subir a la Cruz de Ferro en su handbike
Álvaro y Jorge Pino ayudan a Suso Valverde a subir a la Cruz de Ferro en su handbike

El moañés Suso Valverde recuerda su experiencia peregrinando de Roncesvalles a Compostela tras quedar parapléjico

Suso Valverde aún no había cumplido los 50 cuando una caída desde el andamio en el que trabajaba le dejó parapléjico. Era el año 2011. «A miña ilusión sempre fora facer o Camiño de Santiago pero non atopara o momento. E cando tiven o accidente pensei: acabouse». Nada más lejos de la realidad. En septiembre del 2017 este moañés arrancaba desde Roncesvalles su peregrinación en una handbike (una suerte de bicicleta en la que se pedalea con las manos). Lo hacía de la mano del colectivo vigués DisCamino, que ayuda a personas con distintos tipos de discapacidad a preparar y recorrer las rutas a Santiago. Junto a él, otras tres personas con problemas de movilidad y seis voluntarios, entre ellos el ciclista ponteareano Álvaro Pino y su hermano Jorge.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Las personas con discapacidad podrán reservar en los albergues de peregrinos