Renfe despachó sin apenas mejoras decenas de quejas de la Xunta por la falta de trenes

El Gobierno gallego recuerda a la operadora que casi todas las líneas de autobús están en marcha


redacción / la voz

Ayer mismo, sin ir más lejos, el director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, remitió la enésima solicitud de información al responsable de Relaciones Institucionales de Renfe en Galicia sobre las perspectivas para recuperar los servicios ferroviarios que fueron anulados durante el estado de alarma y que aún no se recuperaron. Esta petición se suma a la decena de quejas remitidas por la Xunta a la operadora por la falta de trenes -a menudo trasladando el descontento de usuarios concretos-, y en este caso se centraba en buscar información sobre los servicios que pondrá la compañía cuando en unos días se abra el tramo de alta velocidad entre Zamora y Pedralba, que ahorrará 50 minutos de media. En este contexto parece que Renfe quiere recuperar el tren madrugador que salía sobre las seis de la mañana desde Santiago, pero fijando la estación de partida en Pontevedra. Como ocurre en casi todas las comunicaciones con Renfe, hay una coletilla que permanece: «Como sabes, desde la Xunta de Galicia venimos reclamando la recuperación inmediata de todos los servicios ferroviarios previos a la pandemia». 

28-9-2020

Ethel Vázquez, al secretario general de Infraestructuras. El pasado lunes, la conselleira de Infraestruturas reiteró al secretario general de Infraestructuras, el gallego Sergio Vázquez Torrón, la necesidad de reponer los servicios ferroviarios. «Son múltiples las quejas de usuarios que no tienen servicios de tren anteriores a la pandemia y que se les está impidiendo acudir, por ejemplo, a su puesto de trabajo o a la universidad». Como respuesta al argumento de la baja demanda de movilidad que alega Renfe, Ethel Vázquez recuerda que la práctica totalidad de las líneas de autobús que dependen de la Xunta «se han recuperado prácticamente en su totalidad». 

 7-7-2020

Carta al presidente de Renfe. Aunque la mayoría de las comunicaciones se producen entre niveles intermedios, la conselleira de Infraestruturas se dirigió directamente al presidente de Renfe, Isaías Táboas, para reclamar la recuperación de los servicios «que antes de la pandemia ya eran deficientes». Recapitula hasta siete quejas de usuarios que se trasladaron al representante de Renfe en Galicia por la falta de trenes. «Se trata, sin duda, de una merma en el derecho de los gallegos a la movilidad» que no se corresponde, en su opinión, con la vuelta a la normalidad. «No es admisible -continuaba- que la crisis sanitaria sea usada como excusa para amparar una merma y un deterioro de los servicios ferroviarios».

En su respuesta, Isaías Táboas, asegura que los servicios «se adaptan a la demanda real», que se detecta «haciendo un seguimiento de la demanda de todos los trenes y de la compra anticipada». Pone como ejemplo el Avant Ourense-Santiago-A Coruña -del que acaban de retirar el primero de la mañana-, con el 86 % de la oferta y con una demanda un 40 % inferior. «Nuestro objetivo es recuperar la oferta en el menor tiempo posible. Para ello, lógicamente, es necesario que la demanda de movilidad de los ciudadanos también se recupere», concluye.

10-9-2020

Venta presencial y frecuencias. El director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, remite al representante institucional de Renfe en Galicia, Javier Pérez, las quejas de un usuario sobre la falta de venta presencial en las estaciones, y aprovecha para reclamar la recuperación de las frecuencias. La respuesta es casi exacta, literalmente, a la del presidente de la compañía. «La oferta se adapta a la demanda real detectada en cada relación, de modo que la recuperación de la oferta está siendo progresiva y acorde al flujo real de viajeros».

6-7-2020

Servicios en la línea de la antigua Feve. Al hilo de la escasez de servicios en la línea Ferrol-Ribadeo, el director xeral de Mobilidade insiste: «El Gobierno gallego no está de acuerdo con esta falta de recuperación de la oferta y aprovecho la ocasión para volver a solicitarte la pronta reposición».

21-6-2020

Quejas en la línea Santiago-A Coruña. Mobilidade remite a Renfe las quejas por la supresión de los dos primeros trenes de la mañana en esta conexión. La operadora responde que 17 minutos más tarde hay un tren, y matiza: «No podemos satisfacer el 100 % de las necesidades de los viajeros». En mayo se remitió una queja similar por las frecuencias en este tramo.

7-9-2020

Primeros y últimos trenes. «Vuelvo a llamar tu atención y pedirte que se evalúe la inmediata recuperación de los servicios de primera y última hora del día, que sirven a muchos trabajadores como alternativa eficaz y necesaria de transporte», escribía Ignacio Maestro, refiriéndose a la extraña supresión del Avant que salía a las 6.45 de Ourense. Una petición similar a esta se remitió el 3 de julio. «La mejor herramienta para la recuperación de la demanda y de la confianza es el restablecimiento de las frecuencias».

28-5-2020

Trenes hotel. Mobilidade pregunta por la posibilidad de que desaparezcan los trenes hotel. «De confirmarse sería el tiro de gracia a unos servicios que ya desde el otoño pasado venían provocando continuas incidencias y quejas de los usuarios», asegura Maestro.

26-6-2020

Más coordinación. A raíz de la eliminación de un tren Monforte-Lugo-A Coruña, la Xunta reclama más información: «La comunicación y coordinación con la Xunta es en estos momentos casi inexistente». 

Renfe antepone la cautela a la reposición de trenes por su delicada situación económica

pablo gonzález
Tren en la línea de alta velocidad gallega
Tren en la línea de alta velocidad gallega

La operadora dosifica el aumento de servicios, pese a tener la opción de robar usuarios al avión cuando en breve se abra el tramo de alta velocidad que ahorrará 50 minutos en el viaje a Madrid

La incertidumbre ante su delicada situación financiera por el agujero provocado por el desplome de los ingresos está detrás de la extrema cautela con la que Renfe ha comenzado a recuperar los servicios perdidos durante la pandemia. Pese a las quejas de usuarios y trabajadores, y a la cada vez mayor presión política en casi todas las comunidades autónomas y en el Congreso, Renfe continuará con su estrategia de prudencia en el lento proceso para reponer los trenes suprimidos durante el estado de alarma, algo que por otra parte comparte con el resto de los medios de transporte ante la importante bajada de la demanda por el efecto de la pandemia. Aunque a menudo es difícil recoger la demanda si no se asume un cierto riesgo con la oferta -poner en marcha un tren es más caro que otros medios de transporte como el autobús-, lo cierto es que en los últimos días el único cambio en el tablón de servicios en Galicia se produjo en el eje atlántico para acompasar el aumento de viajeros por el inicio del curso universitario. Se puso un tren más por sentido entre Vigo y A Coruña, se reforzaron las plazas, pero en paralelo se eliminó un tren madrugador (6.45 horas) en el servicio Avant entre Ourense, Santiago y A Coruña. Cualquier tren que se suprime provoca daños colaterales en los usuarios, que pueden perder el hábito de viajar en tren y optar por otros medios. También la estrategia conservadora tiene riesgos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Renfe despachó sin apenas mejoras decenas de quejas de la Xunta por la falta de trenes