Las dos horas claves del caso del doctor Cuadrado

La policía investiga qué hizo el médico desde que salió de su casa de A Coruña hasta que fue visto por última vez


Redacción / La Voz

«Lo que pedimos es que quien sepa algo se ponga en contacto con la policía. No es fácil vivir desconociendo el paradero de tu padre». Es el llamamiento desesperado que Carmen, la hija mayor del doctor Fernando Cuadrado Conejo, hace desde las páginas de La Voz a todo aquel que pueda ofrecer algún dato sobre lo que le pudo ocurrir a su padre, que desapareció en A Coruña hace treinta años.

Carmen tenía 5 años cuando se le perdió el rastro a su padre, que dirigía el servicio de rehabilitación del hospital Juan Canalejo (hoy Chuac). El día que desapareció era sábado, 29 de diciembre de 1990. Sobre las seis y media de la tarde, Cuadrado, de 49 años, salió de su vivienda, en el portal 5 de la calle Almirante Cadarso, muy cerca del estadio de Riazor. Se dirigía a un supermercado de la zona para que le preparasen una carne. Esa noche, Fernando Cuadrado y su mujer, Mari Carmen, celebraban en su piso una cena con otros dos matrimonios. Pero él nunca regresó.

Más tarde se supo que Cuadrado no llegó a entrar en el supermercado al que se dirigía. El camarero del bar situado junto al portal de la casa familiar asegura que lo vio pasar sobre las ocho y media. ¿Qué pasó en esas dos horas, entre que el doctor salió de su casa y el momento en que fue visto pasando delante del bar? ¿Por qué no llegó a entrar en el supermercado? Esas son las preguntas que se plantean los policías de la UDEV de la Policía Nacional de A Coruña que, treinta años después, investigan la extraña desaparición.

Han puesto el contador a cero y están volviendo a hablar con todas las personas que tuvieron algún contacto, profesional o de amistad, con el médico. Tratan de averiguar si alguien observó en el médico algún tipo de inquietud que indicase que podía tener algún problema. Si dijo algo que hiciese sospechar un desenlace como este.

Con los testimonios de esas personas y con los nuevos datos que les están llegando, los policías están intentando elaborar el relato de lo que pudo haber pasado con el doctor Cuadrado y saber si se marchó o su desaparición fue forzada, o si sufrió algún accidente cerca del mar y su cuerpo no pudo ser localizado en la búsqueda que se realizó a las pocas horas. Por ahora, ni la policía ni la familia descartan nada.

La policía lanza una alerta mundial para buscar al doctor Cuadrado tras 30 años desaparecido

José Manuel Pan
ANTES Y AHORA. La Policía Científica ha realizado un retrato de envejecimiento del doctor Cuadrado para difundir su posible apariencia actual. La foto de la izquierda es previa a la desaparición, cuando tenía 49 años. La de la derecha muestra cómo sería hoy, con 79 años
ANTES Y AHORA. La Policía Científica ha realizado un retrato de envejecimiento del doctor Cuadrado para difundir su posible apariencia actual. La foto de la izquierda es previa a la desaparición, cuando tenía 49 años. La de la derecha muestra cómo sería hoy, con 79 años

Refuerza la investigación y difunde la posible imagen actual del médico

La familia del doctor Fernando Cuadrado ha dado su autorización a la policía para que difunda a nivel internacional la imagen del médico, desaparecido hace treinta años en A Coruña después de salir de su domicilio para ir a un supermercado cercano, al que nunca llegó. La tarde del 29 de diciembre de 1990, Fernando Cuadrado Conejo, de 49 años, ojos claros y 1,60 de estatura, desapareció sin dejar rastro. Su mujer y sus tres niños pequeños lo esperaban en el piso en el que vivía la familia, en la calle Almirante Cadarso, en el entorno del estadio de Riazor. También lo esperaban los invitados a la cena que esa noche iban a celebrar. Pero Cuadrado no regresó.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Las dos horas claves del caso del doctor Cuadrado