La nueva normativa paisajística pone coto al descontrol de colores en el rural gallego

Las guías de colores y materiales serán la referencia estética obligatoria


Santiago / La Voz

Un silo de color rojo vivo; un depósito de agua imitando la camiseta de un equipo de fútbol; una caseta auxiliar con un tejado metálico brillante; maquinaria o restos de construcción esparcidos por una propiedad; pistas forestales o agrícolas asfaltadas sin criterio; o cuadras de ganado con un acabado exterior de ladrillo o bloques de hormigón a la vista. Las Directrices da Paisaxe, que han entrado en vigor este fin de semana, atacan estos y muchos otros desmanes estéticos que han campado a sus anchas en el territorio gallego a través de un texto que contiene normativa de carácter obligatorio que tendrá suficiente peso como para tumbar proyectos particulares o de grandes industrias, pero también recomendaciones más o menos flexibles que serán algo más que una sugerencia, porque el que no siga esas pautas ahora deberá justificarlo.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La nueva normativa paisajística pone coto al descontrol de colores en el rural gallego