Renfe no prevé recuperar la demanda de viajeros anterior a la pandemia hasta finales del 2022

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Un tren de media distancia en la estación de San Cristóbal, en A Coruña
Un tren de media distancia en la estación de San Cristóbal, en A Coruña EDUARDO PEREZ

La compañía cree que este año solo podrá alcanzar el 75 % de los usuarios, pese a la baja incidencia del covid y las vacunas

10 jun 2021 . Actualizado a las 19:55 h.

Renfe es pesimista respecto a la recuperación de la demanda ferroviaria anterior a la pandemia. La compañía, en sus análisis estratégicos a corto plazo, pretende recuperar a finales de este año el 75 % de los viajeros que utilizaban los servicios comerciales (AVE y larga distancia) antes de la pandemia. Pero lo curioso es que los directivos de la operadora pública creen que no recuperarán la totalidad de la demanda hasta finales del 2022, pese a la baja incidencia del coronavirus y la vacunación masiva. Como apuntaban algunos estudios patrocinados por el Ministerio de Transportes, la recuperación de la demanda en el transporte será lenta, e incluso en algunos casos no volverá a ser lo que era, especialmente en el ámbito de los viajes empresariales, que han consolidado las reuniones no presenciales.

Estas perspectivas fueron puestas de manifiesto por el presidente de Renfe, Isaías Táboas, en la presentación de la actualización del Plan Estratégico 2019-2023-2028 a los trabajadores de la compañía. Pero no se detalló cómo afectarán estas previsiones al proceso de desescalada de la compañía, que está siendo muy prudente. En Galicia, por ejemplo, se recuperarán todas las frecuencias con Madrid el próximo lunes. Pero en media distancia tan solo se han repuesto dos trenes más en el eje atlántico, y no hay perspectivas de que en los próximos días se aumenten más frecuencias. Los sindicatos constatan que en la actualidad no se han repuesto 37 trenes que funcionaban antes de la alarma sanitaria. Por tanto, el 47 % de las frecuencias estarán fuera de la circulación sine die, pues Renfe alega que la oferta en algunas conexiones está por encima de la demanda.

 La estrategia de la compañía, aseguró Isaías Táboas, se centrará en los próximos meses en incrementar los ingresos buscando nuevas fuentes a través de la digitalización o de la aceleración del proceso de internacionalización -la compañía pretende operar en Francia al liberalizarse el mercado-, y en cómo reducir los gastos no ligados a la producción para mejorar la cuenta de resultados.

Por otra parte, el Ministerio de Transportes destinará este año 18 millones de euros a la supresión o mejora de los pasos a nivel, que causan el 90 % de la víctimas de accidentes ferroviarios, señaló el secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez. El ministerio también presentó una guía para evitar que se cruce las vías por lugares no autorizados.

Menos puentes singulares y más pasarelas

 Galicia cuenta con 1.837 puentes en su red de carreteras y 187 viaductos en la red de alta velocidad ferroviaria, según se puso de manifiesto ayer en unas jornadas sobre el diseño de puentes organizada por el Colegio de Ingenieros de Caminos. Los ponentes resaltaron que a medio plazo solo está prevista la construcción de un puente singular, el que cruzará la ría de Viveiro, por lo que el sector se orientará hacia la rehabilitación de los existentes y a la construcción de pasarelas para peatones y ciclistas.

Ayer se pusieron en marcha dos nuevos trenes en el eje atlántico

Renfe prioriza en su desescalada al usuario urbano frente al rural

pablo gonzález

Ayer comenzó el lento proceso de desescalada en los servicios ferroviarios que desarrolla Renfe en Galicia y que continuará el próximo lunes. Se repusieron dos trenes en el eje atlántico entre Vigo y A Coruña, así como una nueva frecuencia en ambos sentidos entre esta última ciudad y Madrid. El próximo día 14 se completará la reposición de los servicios que había con Madrid antes de la pandemia, con el tren directo entre Vigo y Madrid que circulará vía Santiago sin parar en la capital gallega.

En ambos casos se priorizan un tipo de circulaciones que están muy orientadas a dar servicio al usuario urbano. Por un lado, se reponen las conexiones de larga distancia con Madrid y, por otro, los servicios rápidos de alta velocidad que parten de la estación viguesa de Urzaiz hacia a A Coruña, que funcionan casi como un transporte metropolitano para profesionales o estudiantes, entre otros colectivos urbanos. No hace lo mismo con los trenes de proximidad que parten de la otra estación de Vigo, la de Guixar, y que comunican localidades como Redondela, Arcade, Catoira, Pontecesures o Padrón.

Seguir leyendo