Estas ensaladas engordan más que una hamburguesa doble con queso

No te flageles ahora pero toma nota. Las ensaladas de cadenas de comida rápida llevan tantos aditivos y productos ultraprocesados que, según un análisis, finalmente acumulan más calorías que un Big Mac


El lavado de imagen que numerosas compañías de comida rápida (McDonald's, Burger King, KFC) se aventuraron a hacer cuando la fiebre healthy entró en nuestras vidas muchos lo acogieron de buen grado, viendo en los platos verdes unas alternativas saludables dignas de tener en cuenta cuando el amigo de turno se empeña en hacer parada obligada para hincharse a carbohidratos. Sin embargo, la diferencia, a efectos calóricos, entre la mayoría de estas ensaladas y una hamburguesa doble con queso es nimio. Tanto, de hecho, que en ocasiones hasta llegan a engordar más.

Aunque la base de estos platos es la lechuga, y este sea el reclamo principal de estas cadenas alimenticias para atraer a los más escépticos, el problema comienza con esos ingredientes extra que convierten una inocente ensalada en una bomba hipercalórica. Adornos como el pollo rebozado (no en pequeñas cantidades), los picatostes, el bacon y las grasísimas salsas dan, sin duda, al traste con el interés de cuidar la salud. Y, muchas veces, ni siquiera cumplen la función de quitarnos ese antojo de gocherío puro que nos asalta. Que se lo digan a la típica ensalada americana, con base de col, que además de no aportar ninguna proteína (con lo que tendremos hambre en media hora), lleva cantidades de azúcar en su salsa (con crema agria y mayonesa, por si fuera poco) para parar un tren.

Fue la cadena canadiense CBC News la que se decidió a comparar las calorías de una ensalada César de McDonald's y una hamburguesa doble con queso. El primer plato aporta 730 calorías (un adulto debe consumir en un día alrededor de 2.000 calorías), mientras que la hamburguesa tiene 660. Además, estas cadenas se esfuerzan por crear platos hiperpalatables y potencian el sabor con aditivos nada recomendables, que van cargados de grasa y sodio, y pueden derivar en problemas de salud como la hipertensión.

Sin embargo, muchas veces una hamburguesa, preparada en casa y con comida real, puede ser una gran alternativa que nada tenga que envidiar al mejor de los platos de dieta. Además, la opción de prepararlo con ingredientes vegetales (una mezcla de garbanzos y tofu ahumado con especias es una gran elección) pisa fuerte y nos garantiza esa dosis de proteína necesaria. 

Ensalada semigocha para matar el antojo

La panacea de Popeye hecha plato: con todos los beneficios de las espinacas, esta receta te hará matar el gusanillo cuando el cuerpo te pide comida basura

No somos perfectos, más nos gustaría seguir a pies juntillas las recomendaciones de los expertos y pasarnos, de un día para otro, a la vida realfooder. Por eso, en un canto a la honestidad, para esos momentos de debilidad en los que uno quiere mandar a tomar viento la comida sana proponemos esta ensalada que está a caballo entre una elaboración que bien querría para sí el más ortodoxo de los nutricionistas y el plato que nos pide el cuerpo de vez en cuando. Exprimiendo al máximo los beneficios de las espinacas, que serán las reinas de nuestro plato, le meteremos el rock and roll con el bacon y las anchoas: una mezcla imposible que, con el resto de ingredientes, deja un resultado increíble. Ojito, eso sí, con la sal que añadamos a la receta, pues los ingredientes ya van cargaditos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Estas ensaladas engordan más que una hamburguesa doble con queso